Logo Alrededor de Medianoche

NOVEDADES

Cloudland

Lars Danielsson Liberetto

Lars Danielsson Liberetto - Cloudland
ACT | Mayo 28, 2021
1 Vildmark 1:13
2 Cloudland 4:34
3 The Fifth Grade 5:37
4 Nikita’s Dream 4:38
5 Tango Magnifique 3:52
6 Desert of Catanga 6:16
7 River of Little 3:20
8 Yes To You 3:34
9 Intermezzo 1:57
10 Villstad 4:10
11 Sacred Mind 4:58
12 Imagine Joao 3:42

Lars Danielsson / double bass, cello
Grégory Privat / piano
John Parricelli / guitars
Magnus Öström / drums & percussion

Guests:
Arve Henriksen / trumpet
Kinan Azmeh / clarinet

Music composed by Lars Danielsson

Produced by Cæcilie Norby, Magnus Öström & Lars Danielsson
Executive Producer: Siggi Loch

Recorded by Bo Savik and Åke Linton at Tia Dia Studios, Mölnlycke, Sweden

Merece la pena esperar lo bueno. Lars Danielsson había grabado solo algunas pistas para un nuevo álbum de Liberetto a finales de 2019. Así que, cuando apareció una ventana en septiembre de 2020 entre los cierres en toda Europa, aprovechó la oportunidad para traer a sus compañeros de banda de vuelta a su estudio cerca de Gotemburgo para terminar lo que habían empezado.

Los que saben lo atractiva y accesible que es la música de Liberetto encontrarán todas sus expectativas cumplidas en “Cloudland”. El “lirismo elegante” y el “groove infalible” que el escritor canadiense John Kelman (All About Jazz) detectó en 2011 en el primer álbum de la banda se encuentran en abundancia en este, su cuarto. “Pienso en mis composiciones como canciones”, dice Danielsson, que nunca olvida la importancia de la melodía. Al fin y al cabo, como todavía recuerda vívidamente, su primer profesor de música fue un organista encargado de dirigir a los fieles a través de los himnos de una iglesia. “Cloudland” también muestra la variedad de la gama de timbres y posibilidades expresivas de Danielsson. Las encontramos tanto en formas previsibles como nuevas. Desde el comienzo de “Imagine Joao”, un dúo con John Parricelli, expone la melodía con la elegancia y la elocuencia del bajista consumadamente lírico al que estamos acostumbrados. Mientras que, en los últimos sesenta segundos de Villstad, la mayoría de los oyentes probablemente llegarán a la conclusión obvia, pero errónea, de que el sonido heroico, similar al de Hendrix, que están escuchando es una guitarra eléctrica. No cabe duda de que hay alquimia, hechicería, y las apariencias pueden ser engañosas: se trata de Danielsson tocando el violonchelo y utilizando un amplificador distorsionado.

Hay elementos nuevos en “Cloudland”: El deseo de Danielsson de trabajar en metros asimétricos ha sido un área de exploración durante muchos años, habiendo sido el bajista/chelista miembro de la banda de Trilok Gurtu en los años 90, y lo ha llevado más allá aquí, sin sacrificar nunca el atractivo y el impacto emocional de la música. La filosofía de Danielsson, en esencia, es la siguiente: “Si suena natural, entonces no importa realmente en qué metro esté”. Y esto es particularmente cierto en el tema que da título al disco, que está en compás de diecisiete, pero tiene un pulso y una fluidez completamente irresistibles, incluso una elegancia aérea, realzada por la presencia única del trompetista Arve Henriksen como voz principal.

Otra novedad es la primera salida de un híbrido de bajo y violonchelo de cinco cuerdas que Lars Danielsson toca ‘arco’ en el tema de apertura “Vildmark” (que significa desierto) y punteado en “Tango Magnifique”. “Es un instrumento reconstruido del siglo XVIII”, dice Danielsson, “y no sólo es bonito, sino que tiene un sonido maravilloso: ¡realmente canta!”. Este álbum también supone el debut en Liberetto del animado clarinetista y compositor de origen sirio Kinan Azmeh. Se trata de un músico polifacético cuya actividad abarca desde el Silk Road Ensemble de Yo Yo Ma hasta encargos como compositor de la Filarmónica de Nueva York. En el tranquilo y reflexivo “Intermezzo” escuchamos tanto su tono cálido y bellamente enfocado en el clarinete, como el sentido del fraseo de un poeta.

Este álbum es también una celebración de los múltiples talentos que los miembros de Liberetto aportan a la música de Danielsson. Estos músicos están familiarizados con su música desde hace casi una década. La entienden, la aprecian, y a lo largo de “Cloudland”, la alegría que evidentemente experimentan al volver a estar juntos tocándola es palpable. En “River of Little”, el pianista Gregory Privat toca el tema con una precisión luminosa, pero el vistazo que nos da a un mundo improvisado de libertad y fantasía es mágico. Escuchamos el abanico del guitarrista John Parricelli: desde la delicadeza de las cuerdas de nailon de “Tango Magnifique” hasta los riffs eléctricos de casbah de “Desert of Catanga”. La forma de tocar de Arve Henriksen en el tema que da título al disco, “Cloudland”, permanecerá en la mente de los oyentes durante mucho tiempo. Y el sensible dominio del timbre y la textura por parte del batería Magnus Öström es asombroso en la silenciosa “Nikita’s Dream”.

“Cloudland” recompensa con creces la paciencia de los oyentes; una de sus características más especiales es la variedad de sus finales bellamente elaborados. Por ejemplo, el perfecto aplomo del “rallentando” que pone fin al tema principal; o los enigmáticos e interrogantes compases finales de “Sacred Mind”; o la impecable y precisa conclusión de “Desert of Catanga”. Estos son sólo tres ejemplos del cuidadoso y reflexivo trabajo de los coproductores, que claramente han trabajado durante todo el tiempo que ha durado el álbum como un armonioso equipo creativo: Cæcilie Norby, Magnus Öström y el propio Danielsson. En todos los sentidos, este álbum nos recuerda que los procesos creativos que merecen la pena tardan en madurar.

 

Más en:  

ACT Records

0 0 votos
Cuánto me gusto?
0
Nos encantaría que comentaras!!x
()
x

You have Successfully Subscribed!