Larry Grenadier
Larry Grenadier ::: Febrero 6, 1966

Larry Grenadier, uno de los bajistas más admirados y consumados del jazz actual, ha sido elogiado como músico «profundamente intuitivo» por The New York Times y como instrumentista con un «fluido sentido de la melodía» por la revista Bass Player. Grenadier ha creado una extensa obra en colaboración con muchos de los músicos más inventivos e influyentes del género: desde sus primeros días tocando con los iconos del saxo Joe Henderson y Stan Getz hasta lo que han sido décadas actuando junto al pianista Brad Mehldau, desde experiencias prolongadas trabajando con músicos de la talla de Paul Motian y Pat Metheny hasta codirigir el trío cooperativo Fly (con Mark Turner y Jeff Ballard) y el cuarteto Hudson (con John Scofield, John Medeski y Jack DeJohnette).

A lo largo de una carrera interpretativa y discográfica que abarca ya tres décadas, no solo ha sido el virtuosismo instrumental de Grenadier y su tono reconocible al instante lo que le han convertido en un colaborador tan solicitado, sino también su sensibilidad artística, imaginación y curiosidad poco comunes. En febrero de 2019, ECM Records publicará el primer álbum de bajo en solitario de Grenadier. Titulado The Gleaners, presenta un par de originales del bajista junto a piezas de George Gershwin, John Coltrane y Paul Motian, así como un par de obras escritas especialmente para Grenadier por el guitarrista, viejo amigo y compañero de ECM Wolfgang Muthspiel. Grenadier también incluye una interpretación instrumental de una canción de su esposa, y frecuente colaboradora, la cantautora Rebecca Martin.

Grenadier grabó The Gleaners en diciembre de 2016 en los Avatar Studios de Nueva York para ECM con Manfred Eicher como productor y James Farber como ingeniero. Grenadier y Eicher mezclaron el álbum en Studios La Buissonne en Francia. En su nota de presentación, Grenadier escribe: «El proceso de creación de este disco comenzó con una mirada hacia el interior, una excavación en los elementos centrales de lo que soy como bajista. Fue una búsqueda de un centro de sonido y timbre, de los hilos de armonía y ritmo que formulan el quid de una identidad musical».

Reflexionando sobre la gestación de este primer álbum en solitario, habla más en profundidad: «Durante años, me había conformado con colaborar con otros artistas, sintiendo que tenía espacio para mi propia voz en la música. Pero Manfred plantó la semilla de hacer un álbum en solitario, y yo lo cultivé como un reto artístico». Manfred es un antiguo bajista, así que entiende el instrumento y su historia, tanto en el jazz como en la música clásica. Pocas personas saben realmente cómo tratar sonoramente el contrabajo en el estudio, pero Manfred se concentra en resaltar sus cualidades especiales. En la realización de The Gleaners, fue importante en la edición y la mezcla, ayudándome realmente a dar forma al álbum».

Los anteriores álbumes de ECM de bajo solo -de Miroslav Vitous, Dave Holland, Barre Phillips- fueron ejemplos especialmente inspiradores para Grenadier, pero eso no es todo. «Otros instrumentistas que tocaban solos fueron una gran influencia, como Sonny Rollins», dice. «Me fijé en ellos para que me ayudaran a responder a la pregunta de cómo desarrollar algo en solitario durante un largo periodo con cohesión y claridad. Joe Henderson también solía tocar esas sustanciosas introducciones solistas antes de temas como ‘Ask Me Now’ de Monk, que resultaban inspiradoras. También había otras cosas en lo que respecta a los solos de cuerda. Siempre me ha gustado la música de Bach para violonchelo solo y más allá, y Manfred Eicher me presentó las grabaciones de Hindemith para violín solo de Kim Kashkashian, de las que me enamoré. Mientras todas esas influencias se arremolinaban en mi cabeza, empecé a pensar conceptualmente en un álbum en solitario, en cómo hacerlo interesante a lo largo de 45 minutos más o menos, y no sólo para otros bajistas. Experimenté con varias afinaciones y scordatura, como las que usaban los violinistas de los siglos XVII y XVIII, para conseguir una gama completa de sonidos, y eso acabó dando al instrumento una vibración totalmente nueva para mí, una sensación de verdadero potencial sónico».

El título de Las espigadoras de Grenadier se inspira en un documental del año 2000, Las espigadoras y yo , de la directora francesa Agnès Varda, que a su vez se vio influida por el cuadro del siglo XIX de Millet Las espigadoras , de mujeres cosechando en un campo. «Para mí, como músico, recoges cosas de la gente con la que tocas y de la música que escuchas, pero hay que trabajar para sacar el máximo provecho de todo, para cosechar las cosas que puedes utilizar tú mismo», dice Grenadier. «Siempre he sentido algo así como un credo artístico: trabajar para llegar a lo bueno. Incluso en medio de un concierto con, digamos, Brad: ser auténtico en cada momento, vivir lo mejor de lo que está sucediendo.»

Ricamente concebido, bellamente tocado y grabado con una rara mezcla de calidez y detalle, The Gleaners incluye siete piezas originales de Grenadier, empezando por la profundamente melódica «Oceanic». A continuación viene el groovy pizzicato homenaje «Pettiford», sobre el que Grenadier dice: «Esa pista es mi homenaje a Oscar Pettiford, uno de los primeros bajistas de jazz que escuché, cuando era adolescente. Mi pieza se basa en los cambios de acordes de su melodía ‘Laverne Walk’. También he tocado ‘Pettiford’ en versión de trío con Fly». Los otros originales del álbum van desde el lirismo arco de «Vineland» y «The Gleaners» hasta el pizzicato pensativo de «Lovelair» y «Woebegone» (con esta última coronada por un arco ingeniosamente sobregrabado). Las interpretaciones de «The Gleaners» son piedras de toque para Grenadier: «Otro de mis héroes musicales es Miles Davis, por su sonido y su forma de concebir la música, así como por las bandas que formaba. Me encanta la versión de Miles y Gil Evans de Porgy and Bess de Gershwin, así que incluir ‘My Man’s Gone Now’ es mi guiño a esa inspiración».

The Gleaners también incluye un medley de «Compassion» de John Coltrane y «The Owl of Cranston» de Paul Motian. Grenadier dice: «‘Compassion’ procede de la suite Meditations de Coltrane, una pieza musical importante para mí. Desemboca en ‘El búho de Cranston’ de Motian, que solía tocar con Paul. Sus melodías son muy melódicas, pero la fluidez del ritmo, a menudo fuera de tempo, es lo que más me gusta del enfoque de Paul sobre la composición y la música en general. Como él diría, para tocar fuera hay que poder tocar dentro. Los grandes músicos con los que he tocado -desde Joe Henderson y Paul Motian hasta Brad Mehldau y Pat Metheny- enseñan todos lo mismo: conocer muy bien tu instrumento, escuchar atentamente y estar abierto al momento y sus posibilidades».

Volviendo a sus principales influencias como bajista, Grenadier repasa los músicos y las cualidades que más han significado para él: Oscar Pettiford («por su claridad, melodicismo, valores del swing al bop, también por cómo le gustaba la música de cámara»); Scott LaFaro («su increíble técnica y su individualidad, era sui generis, como Jaco Pastorius»); Ray Brown («un ritmo tan enorme, tanta claridad de sonido, lo que tocaba con el bajo ofrecía tanta información que había que prestarle atención»); y Charles Mingus («una enorme habilidad técnica con el bajo, junto con su increíble capacidad para componer y dirigir bandas»).

Además de Charlie Haden, Dave Holland y Miroslav Vitous, entre las principales influencias de Grenadier se encuentran Eddie Gómez, George Mraz y Marc Johnson. «Todos esos músicos han desarrollado una voz distintiva en el bajo, con la técnica para transmitir sus ideas con verdadera lucidez», dice. «Obviamente, Charlie era un músico muy diferente a alguien como Miroslav, pero ambos son oradores avanzados en su instrumento. Se trata de esforzarte técnicamente para poder transmitir lo que intentas expresar».

El arte de la música «sigue siendo para mí, sobre todo, una experiencia de aprendizaje», concluye Grenadier. «Siempre estoy trabajando en los aspectos técnicos de mi forma de tocar, pero al mismo tiempo, sé que lo que ocurre en el escenario entre músicos no es sólo eso. El nivel de intuición ‘telepática’ que existe en la música, especialmente en el jazz, me recuerda constantemente de lo que son capaces los seres humanos, tanto en la música como fuera de ella. Siempre quiero mantener un poco de ese misterio en la música, para no intelectualizar demasiado la magia. Por eso creo que hay que equilibrar un enfoque estudiado del funcionamiento de la música con una comprensión primitiva e instintiva de cómo se siente la música. Tener acceso a la técnica es esencial para poder comunicarse y expresarse musicalmente. Pero, en última instancia, la música es emoción. La cualidad más vital para hacer música a un nivel elevado es la empatía, la capacidad de escuchar y sentir».

Bradley Bambarger

 

larrygrenadier.com