Abril 9

Abril 9

PORTADA: Jimmy Greene

Salute gente, cómo les va, cómo los trata la cuarentona, bueno henos aquí para ofrecerles una espacio de alivio, un ratito de conexión con la música y de desconexión con la locura!! Bien tranqui lo de hoy, parejito y sabrosón, arrancamos con la última producción del guitarrista sueco Ulf Wakenius desde Taste Of Honey (ACT | Junio 12, 2020) en compañia de Lars Danielsson y Magnus Öström, un álbum dedicado a la música de Paul McCartney. El álbum inexplicablemente se coló semanas antes de su publicación oficial, suele suceder que aparecen algunos días antes pero no tantos, bueno, acá está.

La semana pasada escuchamos a Richard Peña, guitarrista portorriqueño, hoy dos Peñas más, ambos guitarristas también, el primero: Enrique Pen?a con Cro?nica de un Recuerdo (Enrique Pen?a | Agosto 29, 2019) guitarrista colombiano radicado en Buenos Aires quien se rodea de celebradas figuras de la escena local; el otro (para un poquito más adelante, pero ya que hablamos de Los Peña, acá va) Felipe Peña con Suite Espontánea (Vertigo Records | Abril 3, 2020) gran guitarrista chileno, una verdadera sorpresa, quien también como Enrique Peña estudio y perfeccionó su música en Buenos Aires. El team chileno se refuerza con nuevos y muy celebrados nombres, Felipe se suma al podio de los consagrados como Melisa Aldana, Claudia Acuña y Camila Meza por nombrar sólo más conocidos por nosotros.

Retomamos el órden para recibir al pianista estadounidense Aaron Parks para escuchar el sencillo de promoción publicado hace pocos días anunciando Little Big II: Dreams of a Mechanical Man (Ropeadope | Mayo 8, 2020) para dentro de pocas semanas. Repite banda, obviamente, para ésta segunda parte de su muy festejado anterior álbum publicado en 2018, una muy sutil fusión eléctrica a los pies de la reconocida poesía y lirismo del pianista. Fenomenal…

Seguimos con Daniel Torres desde First Statement (Outside in Music | Mar 27, 2020) gran disco del saxofonista español dónde lucen los invitados Perico Sambeat (saxo alto) y Peter Bernstein (guitarra, cómo estamos con los violeros!!). El debut del saxofonista reuniendo a partenaires de lujo. En el órden vendría el ya anunciado Felipe Peña, así que saltamos al saxofonista estadounidense Jimmy Greene desde While Looking Up (Mack Avenue | Abril 3, 2020) el tercer álbum de Greene luego de su penosa experiencia ocurrida en 2012 cuando una balacera en una escuela primaria se llevara a su chiquita de seis años. Desde entonces el saxofonista se refugió en la música y produjo Beautiful Life (2014) y Flowers, Beautiful Life, Vol. 2 (2017) y el reciente While Looking Up. Un mensaje de amor, excento de sentimientos de venganza, con mucho dolor sí pero con una mirada puesta en el cielo…

Los dos últimos: el bata francés Olivier le Goas & Reciprocity desde On Ramp of Heaven Dreams (Challenge Records | Enero 10, 2020) gran entrega del veterano baterista dónde luce la guitarra de Nir Felder. Cerramos con Reach Within desde Works For Me (Posi-Tone | Enero 3, 2020) liderada por la jóven saxofonista estadounidense Alexa Tarantino de muy alta estima dentro de la comunidad por criticos y colegas.

 Nos vemos….

CORTINAS
Ask For Chaos
Gilad Hekselman
Motéma Music | Sept 7, 2018

Carmen McRae ::: Abril 8, 1920

Carmen McRae ::: Abril 8, 1920

Carmen McRae ::: Abril 8, 1920

Considerada por los aficionados al jazz como una de las diez mejores cantantes femeninas de todos los tiempos, el fraseo detrás del compás, el control vocal impecable y la forma ingeniosa y a veces cáustica de transmitir una letra son lo que la distingue como una cantante singularmente grandiosa. Ella consideraba a la gran Billie Holiday del jazz como una mentora musical. Pero esta Queen of Cool tenía su propio sonido y estilo; incluyendo una asombrosa habilidad para dispersarse. La versátil McRae podía columpiarse con fuerza cuando se le pedía; luego podía sacar una balada, saboreando cada nota y sílaba sin perder la atención del público, estaba en una clase sola.

McRae tuvo la suerte de haber sido criado por una familia lo suficientemente próspera como para permitirse un piano y clases. Desde el principio expresó un gran interés en una carrera como actriz. A los veinte años, su interés por la música había tomado el relevo y comenzó a cantar y a tocar el piano. Ya de joven era una mujer con algo que decir y a lo largo de su vida fue reconocida no sólo por sus talentos musicales sino también por su inmenso amor por la expresión verbal a través de las letras musicales.

Su primer descanso fue ser contratada como pianista en el mundialmente famoso Minton’s Playhouse de Harlem, un club de jazz. Conoció a muchos de los mejores músicos de jazz moderno de la época. Una influencia importante fue la compositora Irene Wilson, quien le presentó a Billie Holiday. Wilson continuó animando a McRae a escribir música; uno de los primeros intentos de McRae de escribir canciones, «Dream of Life», fue grabado por Billie Holiday en 1939.

El primer compromiso importante de McRae fue como vocalista para la orquesta de Benny Carter en 1944, luego pasó a trabajar con las bandas de Count Basie y Earl Hines entre 1944-46. Los períodos de 1946-47, apareció y grabó con la banda de Mercer Ellington (Grabado bajo el nombre de «Carmen Clarke.»Se casó brevemente con el innovador del bebop Kenny Clarke en 1946-49, donde también adoptó el estilo técnicamente difícil del bebop como sólo unos pocos cantantes podían hacerlo en ese momento.

Aunque trabajaba regularmente frente a combos y se acompañaba a sí misma al piano en Minton’s, estaba en un concierto en Brooklyn cuando fue descubierta y firmada por Decca Records. Decca lanzó su primer álbum como líder, «Carmen McRae», en 1954, lo que llevó a la revista Down Beat a votar por su «Mejor nueva vocalista femenina de 1954», un año en el que hubo mucha competencia por ese puesto.

Sus cinco años de asociación con Decca sirvieron tanto para convertirla en una auténtica estrella de la canción como para producir lo que en última instancia resultaría ser la serie de grabaciones más excelente de toda su carrera de cuarenta años. Estos doce LPs, de hecho, se encuentran entre los mejores discos vocales de todos los tiempos. McRae es a la vez fresco y vanguardista, afilado, relajado y oscilante, colocando todo tipo de material en todo tipo de ambientes. Estos van desde tríos dirigidos por el pianista Ray Bryant en «After Glow», o su propio piano «By Special Request», hasta grandes bandas de swing dirigidas por Tadd Dameron en «Blue Moon», Ralph Burns en «Torchy», o Ernie Wilkins en «Something to Swing About»,»una orquesta de cuerdas de tamaño completo «Book of Ballads», «When You’re Away», y grupos experimentales de jazz con elementos tan inusuales como el acordeón «By Special Request» y el violonchelo «Carmen for Cool Ones».” También aborda temas tan inusuales para una cantante de jazz como, en «Mad About the Man», las canciones de Noël Coward, y, en «Birds of a Feather», canciones sobre nuestros amigos emplumados.

A medida que pasaron los años, desarrolló una actitud cada vez más cansada del mundo en su canto. Por el contrario, la frescura y vitalidad de estos, sus primeras grabaciones notables, es notable. Estos temas anunciaban la llegada de un nuevo e importante artista, cuya luz no se ocultaría más, y casi cincuenta años después conservaron su poder.

Ella continuaría grabando prolíficamente a un ritmo constante con un promedio de al menos un disco por año hasta 1990. En Decca, Carmen McRae se estableció como una perfeccionista versátil. Si el material era hard-bop outré o clásicos del Gran Cancionero Americano, ella hizo que el difícil negocio de comunicarse con el oyente en un nivel más profundo sonara como si fuera fácil.

La carrera de Carmen alcanzó grandes alturas, una gran hazaña para un músico de jazz. Grabó, actuó a nivel nacional y realizó giras internacionales por Europa y Japón. Fue elegida para participar en la audaz opereta de jazz de Dave Brubeck, «The Real Ambassadors». otros intérpretes en esta obra singular que fue básicamente una protesta política contra la guerra y en apoyo de los derechos civiles fueron Louis Armstrong y el trío de armonía de Lambert, Hendricks y Ross. «Dios bendiga al niño», de Brubeck, «Take Five», y «I’ve Got You Under My Skin» se convirtieron en sus melodías favoritas mientras cultivaba una gran base de fans internacionales.

El Great American Music Hall de San Francisco fue el lugar de dos de sus últimos grandes logros. 1987 trajo un álbum de dúos en vivo aclamado por la crítica con la cantante de jazz de vanguardia Betty Carter, y también hizo «Fine and Mellow, Live at Birdland West», el mismo año. Una de sus últimas grandes grabaciones fue «Carmen Sings Monk» de 1988, a la que siguió un homenaje a su íntima amiga Sarah Vaughan, «Sarah, Dedicated to You», en 1990. Dejó un legado grabado de más de cincuenta álbumes hasta el momento de su muerte, y luego hay más de veinte más publicados desde entonces, más de setenta y cinco en total, bastante impresionante por cualquier estándar.

Fumadora de toda la vida, diagnosticada con enfisema, anunció su jubilación en 1991, después de colapsar tras una actuación en el venerable club de jazz Blue Note de Nueva York. Ella sobrevivió sólo cuatro años más, muriendo en 1994.

En enero de 1994, Carmen recibió el Premio Jazz Master de la National Endowment for the Arts. Era una experta en ritmo, fraseo hábil y baladas personales agridulces. Su enigmática y oscura voz de contralto se basaba en la irónica interpretación de las letras que la ha colocado entre el panteón de las cantantes femeninas de jazz.


Billie Holiday ::: Abril 7, 1915

Billie Holiday ::: Abril 7, 1915

Billie Holiday ::: Abril 7, 1915

Billie Holiday («Lady Day») es considerada por muchos como la más grande de todos los cantantes de jazz. En una carrera de canto trágicamente abreviada que duró menos de tres décadas, su evocador fraseo y conmovedor discurso influyó profundamente en los vocalistas que la siguieron. Aunque su voz cálida y emplumada habitaba un rango limitado, la usó como una instrumentista de jazz consumada, estirando y condensando frases en un diálogo siempre cambiante con músicos acompañantes. Famosa por entregar letras un poco atrasadas, ella alternativamente las dotaba de tristeza, sensualidad, languidez e ironía. Rara vez cantando blues, Holiday interpretó material popular, comunicando una profunda emoción desnudándose en lugar de disfrazarse con palabras y líneas. «Si encuentras una melodía que tiene algo que ver contigo, simplemente la sientes, y cuando la cantas, otras personas también la sienten», explicó Holiday en una ocasión. Según la Penguin Encyclopedia of Popular Music, «Ella fue la primera y quizás la más grande de las cantantes de jazz, si la esencia del canto de jazz es refrescar el sonido familiar, y hacer que cualquier letra cobre vida con significado personal para el oyente».

La vida de Holiday era un estudio en apuros. Sus padres se casaron cuando ella tenía tres años, pero su padre músico rara vez estaba presente y la pareja pronto se divorció. Recibiendo poca educación cuando era niña, Holiday fregaba pisos y hacía recados en un burdel cercano para poder escuchar a los ídolos Louis Armstrong y Bessie Smith en la Victrola en su salón. Brutalmente violada a los diez años, fue enviada a un reformatorio por «seducir» a su agresor adulto; a los catorce fue encarcelada por prostitución. Decidida a encontrar trabajo como bailarina o cantante en Harlem, Holiday se mudó a la ciudad de Nueva York en 1928 y consiguió su primer trabajo en la cabaña Log Cabin de Jerry Preston, donde su voz conmovió a los clientes hasta las lágrimas. Descubierta en otro club de Harlem por el productor de discos de jazz John Hammond en 1932, hizo su primera grabación un año después con la orquesta de Benny Goodman. Comenzó a grabar regularmente para Columbia, generalmente bajo la dirección de Teddy Wilson, respaldada por pequeñas bandas de estudio compuestas por los mejores músicos de jazz del momento. Entre ellos, el saxofonista y alma gemela Lester Young, cuyo estilo se aproximaba al de Holiday; fue él quien le dio al joven cantante el apodo de «Lady Day».

Destinados en gran medida a un público de rocolas negras, los discos de Wilson se fabricaron de forma rápida y barata. Pero Holiday y compañía los transformó en tesoros del jazz, inmediatamente apreciados por músicos, críticos y aficianados del jazz, si no por el público en general. Estas centenares de canciones, interpretadas en un estilo ligero y lleno de vida, se consideran hoy en día una de las obras más significativas de Holiday. Abandonando los compromisos con clubes en 1937 para hacer giras con la orquesta de Count Basie, Holiday se convirtió en una de las primeras vocalistas negras en aparecer con una banda blanca cuando un año más tarde se convirtió en vocalista de Artie Shaw. Sin embargo, la vida en la carretera le resultó amarga al cantante; la segregación racial dificultó logísticamente cosas simples como comer, dormir e ir al baño. Harta de no poder entrar en un hotel por la puerta principal con el resto de la orquesta de Shaw, Holiday abandonó la gira, regresando a los clubes y cabarets de Nueva York como solista.

Con el permiso de Columbia Holiday grabó «Strange Fruit», una controvertida canción sobre linchamientos en el sur, para Commodore en 1939. Se convirtió en una de las favoritas de la multitud interracial por la que actuó en la Cafe Society, una guarida de intelectuales y de la izquierda política de Greenwich Village. Las vacaciones comenzaron a atraer a un público popular y se entregó a su gusto por canciones lentas y melancólicas sobre el amor que había salido mal, lo que comunicaba el hambre y la desesperación que estaban empezando a impregnar su propia vida. Una vez lanzado, «Strange Fruit» fue prohibido por muchas emisoras de radio, aunque la creciente industria de las rocolas (y la inclusión de la excelente «Fine and Mellow» en la tapa) lo convirtió en un éxito bastante grande, aunque controvertido. Continuó grabando para los sellos Columbia hasta 1942, y volvió a triunfar con su composición más famosa, «God Bless the Child» de 1941.

Decca, la fichó por el sello en 1944 para grabar «Lover Man», una canción escrita especialmente para ella y su tercer gran éxito. Dejando a un lado la prohibición del sindicato de músicos que afligía a su antigua disquera, Holiday pronto se convirtió en una prioridad en Decca, ganándose el derecho de contar con material de alta calidad y secciones de cuerdas lujosas para sus sesiones. Ella continuó grabando sesiones dispersas para Decca durante el resto de los años 40, y grabó varias de sus canciones más queridas incluyendo «‘Tain’t Nobody’s Business If I Do,»Them There Eyes,»Them There Eyes,’ y’Crazy He Calls Me’ de Bessie Smith.

A mediados de la década de 1940, Billie había sido arrestada muchas veces por violaciones de narcóticos, y después de un arresto en 1947, a petición propia, fue colocada durante un año y un día en un centro de rehabilitación federal. Apenas diez días después de ser liberada dio un concierto en el Carnegie Hall, pero desde entonces las leyes de licencias de la policía de la ciudad de Nueva York le prohibieron trabajar en cualquier lugar que sirviera licor. La ausencia de una tarjeta del cabaret en efecto significó que ella nunca podría aparecer otra vez en un nightclub de Nueva York.

Grabando para Verve de 1952 a 1957, la cantante regresó con frecuencia al formato de grupo pequeño que mejor se ajustaba a su brillante voz, pero para entonces su instrumento había comenzado a flaquear después de años de abuso. Su deseo y su alcance disminuyen, su voz áspera y cansada, Holiday todavía retuvo su tiempo y fraseo únicos y -cuando ella quería- su habilidad para mover a los oyentes. Grabando muchos estándares americanos para Verve por Cole Porter, George Gershwin, y Rodgers y Hart, sus interpretaciones personales los hicieron parecer nuevos otra vez. Aunque algunos críticos lo consideran demasiado doloroso para escucharlo, las grabaciones posteriores de Holiday son apreciadas por otros, que consideran que la capacidad del cantante para comunicarse está en su apogeo. En High Fidelity Steve Putterman, por ejemplo, juzgó sus grabaciones de Verve «devastadoras», porque «la belleza tonal y la expresividad emocional funcionaron inversamente para Holiday: cuanto más se agotaron sus tubos, más penetrantes y afectaron su parto».

Billie hizo su aparición pública final en un concierto en el Phoenix Theatre, Nueva York, el 25 de mayo de 1959. Murió en el Hospital Metropolitano de Nueva York, el 17 de julio de 1959, de «congestión pulmonar complicada por insuficiencia cardíaca».

Desde entonces, el tiempo ha disminuido el resplandor de las fragilidades de Holiday y sus dones musicales brillan más que nunca. Más que habilidad técnica, más que pureza de voz, lo que hizo de Billie Holiday una de las mejores vocalistas del siglo, fue su temperamento implacablemente individualista, una cualidad que coloreó cada una de sus infinitamente matizadas presentaciones.


 

Aaron Parks ::: Find The Way

Aaron Parks ::: Find The Way

Find The Way
Aaron Parks
ECM | Abril 21, 2017

El jóven pianista estadounidense de 36 años tempranamente llamó la atención por su particular expresividad musical, compleja y a la vez accesible, llena de matices, de colores y aromas que penetran los sentidos hasta el alma misma. Fué discipulo de Kenny Barron cuando apenas tenía 16 años y a los 18 ya ocupaba un lugar de privilegio en la banda del trompetista Terence Blanchard con quien grabó cuatro álbunes ganando un Grammy por la banda de sonido de la película Inside Man (2006) de Spike Lee.

Como líder de banda ha publicado apenas cinco álbunes, cuatro en estudio, uno en vivo, debutando con el celebrado Invisible Cinema (Blue Note |Agosto 19, 2008). Su permanencia en el codiciado sello duró apenas el tiempo que lo comprometía con éste proyecto para saltar a otro no menos soñado, el sello alemán ECM con quien debuta con Arborescence (ECM | Octubre 4, 2013), le siguió Find The Way (ECM | Abril 21, 2017), el álbum que hoy compartimos, acompañado por Billy Hart y Ben Street, inspirado en la música de dos grandes: Alice Coltrane y Shirley Horn con quienes estuvo muy ligado su compañero de trio el baterista Billy Hart.

La enorme riqueza melódica que surje de la empatía del trio es notable y explota la expresividad onírica de Parks, tal comunión es mencionada por el pianista como una «cualidad oceánica», donde el suave y contínuo movimiento de interminables olas desarrolla una energía administrada con delicadeza y maestría por el trio.

Reflexiona sobre sus compañeros de grupo comenzando por su viejo amigo, el bata Billy Hart a quien sigue y admira «desde sus días con Shirley Horn hasta cuando tocó con el grupo funky Mwandishi de Herbie Hancock, pasando por la banda Quest con Dave Liebman y el Billy Hart Quartet en ECM, con Ethan Iverson, Mark Turner y Ben». En cuanto a ésta última formación continua: «Escuché mucho a ese cuarteto, me gustó mucho cómo interactuaba con Ben. Ben y Billy tienen una idea tan clara de dónde está el «centro» que ni siquiera necesitan tocarlo, sólo aluden a él. Pero su forma de tocar tiene una fuerza centrífuga, es como un remolino. Billy, en particular, tiene esta autoridad especial cuando toca, esta presencia vital – y te hace subir al nivel de ese compromiso. También tiene esta sutil y poética cualidad de su época de tocar con cantantes. Es realmente un poeta de la batería».

CORTINA FINAL
Bells
Little Big
Ropeadope | Octubre 19, 2018

El peor chiste de Corona…

El peor chiste de Corona…

Falleció víctima del Covid-19 el guitarrista Bucky Pizzarelli.

El peor chiste de Corona…

 

Solíamos reírnos con el descocado y desfachatado humorísta, su humor perdió vigencia a la luz de los tiempos que corren, pero las referencias a su nombre, los innumerables memes y más de un chiste fuera de lugar trajo de vuelta al retirado Corona. Dejando de lado, por mi parte, cualquier referencia banal e irrespetuosa, nada de lo que está sucediendo merece siquiera tomarlo como un chiste malo, malo sí, chiste, no…

El mundo del espectáculo, no hace falta aclararlo, postergó toda su actividad hasta que «pase el temblor» acondicionando sus propuestas haciendolas llegar a cada uno de los hogares en un intento por calmar a las bestias al borde de la locura por el encierro. La cadena triple X Porn Hub liberó sus señales, quizá el #yomequedoencasa se cumpla mejor; lo propio hizo la organización del Festival de Jazz de Montreux, que obviamente suspendió el legendario festival, ofreciendo 50 históricos shows vía streaming en forma gratuita. El cantante estadunidense Kurt Elling a través de su página de Facebook ofreció Cocktails with Kurt, un show en el que presento en vivo su nuevo disco Secrets are the Best Stories; y ni que hablar de lo nuestro!!! claro que no podemos siquiera competir con nada de ésto ni con otras tentaciones a mano.

A la triste noticia sobre la muerte del patriarca del jazz, Ellis Marsalis, a manos de Corona, se conoció la noticia sobre la muerte del legendario guitarrista Bucky Pizzarelli víctima también del virus. En 2015 tuvo complicaciones por neumonía, de las que milagrosamente se recuperó pero éste miercoles fue vencido por el Covid-19 a los 94 años.

Una buena, aunque haya que esperar al año próximo: se anunciaron las nuevas fechas de presentación del guitarrista Pat Metheny en el Teatro Gran Rex de Buenos Aires para el jueves 8 y viernes 9 de abril de 2021.