JAZZ BIRTHDAY

Scott LaFaro, Bill Evans y Paul Motian en el village vanguard, 1961
Junto a Bill Evans y Paul Motian en el Village Vanguard, 1961 (15 días antes de su fallecimiento)

Scott LaFaro ::: Abril 3, 1936

Una de las biografías más sustanciosas que he leído en los últimos años es la publicación de 2009 que Helene LaFaro-Fernández dedicó a su hermano Scott. El gran bajista es más conocido por su trabajo con el Bill Evans Trio entre 1959 y ’61, y por el trágico accidente de coche que se cobró su vida el 6 de julio de 1961, dos semanas después de la legendaria actuación del trío en el Village Vanguard. LaFaro ardió como un meteorito, ascendiendo a la cúspide de los bajistas en pocos años y trabajando con un «quién es quién» de los grandes del jazz en el reducido espacio de tiempo que precedió a su muerte a los 25 años. El pianista Walter Norris lo describió como un «fuego salvaje» y dijo que «nunca usó ningún estimulante para mejorar la vida, pero cada momento lo vivió seriamente al máximo». La innovadora forma de tocar el bajo de Lafaro, que combinaba una técnica virtuosa con una concepción contramelódica, fue captada en todo su esplendor en el Vanguard el 25 de junio de 1961. Los dos álbumes editados por Riverside Records de esa legendaria actuación, Sunday at the Village Vanguard y Waltz for Debby, han sido durante mucho tiempo su epitafio.

Jade Visions: The Life and Music of Scott LaFaro cuenta cómo tres días después de su aparición en el Festival de Jazz de Newport con el Stan Getz Quartet, se dirigió a Geneva, Nueva York, para ocuparse de unos asuntos relacionados con la casa de su madre. Scotty creció en Geneva, donde su padre Joe, que había tocado con las orquestas de Paul Whiteman y Dorsey Brothers, se ganaba la vida como violinista y compartía con sus hijos su afición por la música clásica y el jazz de las grandes bandas. Helene cuenta que ella y Scotty fueron a escuchar a Tony Bennett, los Mills Brothers, Dizzy Gillespie y muchos otros. Recuerda que Zoot Sims impresionó tanto a su hermano que estaba «impaciente por que terminara el intermedio», y que el bajista Leroy Vinnegar «tarareaba todo el tiempo mientras tocaba, un hábito que Scotty desarrolló más tarde también». Helene dice que hablaba de haber visto a Duke Ellington «durante semanas, moviendo la cabeza con incredulidad de cómo… podían jugar con la melodía y hacerla mucho más». En cuanto a la religión, dice que cada vez que le preguntan, «siempre respondo: ‘Íbamos donde la música era mejor’. Ese era el criterio de papá, ya fuera una misa en una iglesia católica romana o una cena de Shabat el viernes por la noche en casa del cantor».

Los primeros instrumentos de Scotty fueron el piano, el clarinete y el saxofón tenor. No fue hasta que se fue al Ithaca College, donde los estudiantes de música debían tocar un instrumento de cuerda, cuando tocó por primera vez el bajo. Demostró tener un talento natural para el instrumento, que le obsesionaba, y a principios de su segundo año salió de gira con la orquesta de Buddy Morrow. El contralto y clarinetista Dick Johnson, nacido en Brockton, también formaba parte de la banda. Le dijo a Helene que «Scott vivía para el bajo… Buscaba todo el tiempo tocar. Habría tocado veinticuatro horas al día si hubiera podido… Aprendía a mil por hora».

Scott LaFaro, The Short Life of a Master Bassist

Suscríbase a
Notificar de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comentarios
Retroalimentación en línea
Ver todos los comentarios
sample--skin-justthumbandbutton
Internet Archive Ivoox Itunes
  • Steven Feifke - Prologue
  • Carlos Cippelletti - Hybrid / C
  • Omar Sosa - Calma: Solo Piano &…
  • Emil Brandqvist Trio – Entering The Woods

Gracias por ser parte del equipo!!!