Iroko

Omar Sosa & Tiganá Santana

Selo Sesc | Enero 20, 2023

Omar Sosa & Tiganá Santana - Iroko

 

1. Iroko (Domínio Público – arr. Omar Sosa) – piano e voz: Omar Sosa / percussão no bojo do violão e voz

2. Bolero de Flotación (Tiganá Santana) – violão-tambor e voz: Tiganá Santana /piano: Omar Sosa

3. Muilu (Domínio Público) – percussão corporal e voz // percussão corporal, cordas de piano e vozes: Omar Sosa / Participação especial dos pássaros, insetos e outros seres vivos, antecedendo a aurora, isto é, o nascimento de Muilu

4. Inner Crossing (Travessia) (Poema de Tiganá Santana e música de Omar Sosa) – piano, percussão e efeitos: Omar Sosa / voz: Tiganá Santana

5. Moradía de Babalú (Omar Sosa) – piano, percussão, efeitos e vozes: Omar Sosa / percussão e vozes: Tiganá Santana

6. A Seiva da Gameleira Branca (Tiganá Santana) – violão-tambor e voz: Tiganá Santana / piano, percussão e efeitos: Omar Sosa

7. Black Frequencies (Omar Sosa & Tiganá Santana) – piano, kalimba e efeitos: Omar Sosa / percussão e voz: Tiganá Santana

8. Bloco Novo (Tiganá Santana) – violão-tambor, percussão corporal e voz: Tiganá Santana / piano e percussão: Omar Sosa

9. Kitembu (Domínio Público) – percussão, percussão vocal e vozes: Tiganá Santana / percussão vocal e vozes: Omar Sosa / vozes em conversa: Manu, Pedro Altério e André

10. Y Loves (Omar Sosa) – piano e percussão: Omar Sosa / violão-tambor e voz: Tiganá Santana

11. Time in Nature (Omar Sosa & Tiganá Santana) – vozes: Sol, Aves, Bois, Tiganá Santana, André Magalhães, Pedro Altério e Manu / piano: Omar Sosa

 

 

Gustavo Ovalles – percussions
Omar Sosa – piano
Tigana Santana – guitar, vocal

 

Produzido por Omar Sosa e Tiganá Santana.
Gravado em fevereiro de 2022 no Estúdio Gargolândia – Alambari (SP) por André Magalhães.
Mixado por Steve Argüelles at Plushspace, Paris.
Masterizado por Klaus Scheuermann.
Produção executiva: Mônica Cosas.
Arte da Capa: Criola
Design Gráfico: Nilton Bergamini
Akassá Produções

 

«(Tiganá) Santana y (Omar) Sosa son dos espíritus innovadores de la escena musical contemporánea que tienen mucho en común. Estructuran composiciones complejas a través de oídos sintonizados con sus respectivas cosmovisiones procedentes del África subsahariana (candomblé en Brasil y santería en Cuba).

 

Así, textual y emocionalmente, hablan a las mismas deidades ancestrales yoruba, y son capaces de crear un diálogo de África consigo misma desde diversos puntos de partida, puertos de entrada y a través de los mares. Un diálogo de concepto futurista y cósmico, aunque contemporáneo en su atractivo, respaldado por un conjunto de instrumentos subsaharianos que añaden urgencia melódica al discurso».  

 

Carlos Moore, escritor, investigador y científico social de historia y cultura negras.

El iroko, guardián de los ancestros y de los antepasados, es la fuerza de las variaciones meteorológicas y, al mismo tiempo, un bosque centenario. O el propio colectivo de árboles grandiosos; el útero de la naturaleza que alberga a todos los Orixás; el primer árbol que se plantó en la Tierra. En África, el iroko vive en el árbol que lleva su nombre. En Brasil, donde este árbol no es autóctono, se le atribuyó la grandiosa gameleira blanca. En Cuba, es la ceiba. Es, en la diáspora afrobrasileña, el Orixá que equivale, entre los descendientes de los bantúes, al Kitembu Inquice: el viento transformador, la vida, la muerte, el árbol como cuerpo del tiempo.

Iroko es también el nombre del álbum que bajó a la tierra, de la mano del pianista y compositor cubano Omar Sosa y del compositor y guitarrista bahiano Tiganá Santana, una reverencia en forma de música a los Orixá que presenta a los que vinieron antes y lo que está por venir; un saludo al tiempo que puntúa historias pasadas y presentes para desarrollar un diálogo centrado en un futuro común.

El proyecto del álbum comenzó con el encuentro entre Omar y Tiganá, dos artistas negros afrolatinos vinculados a las tradiciones espirituales afrodiaspóricas, y procedentes de dos de los principales polos culturales negros fuera del África subsahariana: Brasil y Cuba. Los artistas se reunieron algunas veces en Brasil y en Europa, siempre intercambiando información sobre la posibilidad de grabar un álbum que explicitara, a través del diálogo entre sus obras, los puntos de encuentro entre ritmos, inflexiones y creaciones afrocubanas y afrobrasileñas basadas en principios artístico-musicales bantúes (entre los Congos y Angola) y yorubas (entre Nigeria y Benín). Estas culturas tuvieron una influencia histórica muy relevante en Brasil y Cuba y están presentes en sus manifestaciones culturales contemporáneas.

Sobre el desarrollo de las composiciones, Sosa define un proceso guiado, sobre todo, por la espontaneidad y la confluencia de concepciones: «Optamos por un camino que fue, básicamente, de encuentro: Tiganá grababa lo que sentía sin que yo lo escuchara, y yo grababa lo que sentía sin que él lo supiera. Pero cuando nos reunimos para la grabación final, quedó bastante claro que compartíamos la misma idea, que era la de una reverencia, un homenaje, un saludo a Iroko. Santana añade: «Hacer un disco, para mí, tiene sentido cuando el acto no se limita a una determinada idea preconcebida sobre lo que es la música; cuando es algo que surge de una acción vital».  

*****************

Iroko, o un diálogo de África a África en ultramar
por Carlos Moore

Iroko es una cascada musical sublime. El destello que rebotó en las paredes de un estudio musical de Brasil en 2022, cuando la cantante y guitarrista afrobrasileña Tiganá Santana y el pianista afrocubano Omar Sosa se reunieron para pulir una piedra preciosa mientras el mundo seguía sumido en una pandemia furiosa. El sofisticado álbum que carpentan ejemplifica la magia que surge cuando los artistas dejan a un lado sus egos creativos y se escuchan con humildad: sus visiones compartidas se convierten en un destello de genialidad creativa.

Santana y Sosa son dos espíritus innovadores de la escena musical contemporánea que tienen mucho en común. Estructuran composiciones complejas mediante oídos afinados a sus respectivas cosmovisiones procedentes del África subsahariana (candomblé en Brasil y santería en Cuba). Así, textual y emocionalmente, hablan a las mismas deidades ancestrales yoruba, y son capaces de crear un diálogo de África consigo misma desde diversos puntos de partida, puertos de entrada y a través de los mares. Un diálogo de concepto futurista y cósmico, aunque contemporáneo en su atractivo, respaldado por un conjunto de instrumentos subsaharianos que añaden urgencia melódica al discurso.

Omar es uno de los raros compositores y pianistas que exigirán toda su atención desde la primera nota que toque, envolviéndole en patrones cada vez más concentrados, tan íntimos y cálidos que sentirá como si nunca antes le hubieran abrazado musicalmente. Es un compositor increíble que nunca se repite, ni pierde el ritmo, aunque parezca en trance, a solas consigo mismo en algún lugar del espacio. Su don para transformar el piano en un apasionado mensajero de ternura es abrumador.

Tiganá se adueñará literalmente de quien le oiga cantar. Toca la guitarra como pocos lo hacen, literalmente, tamborileando un torrente de notas suaves que van in crescendo en respuesta a lo que siente. Sus composiciones pueden pasar del páthos absoluto a la alegría paroxística, en una fusión tan extravagante entre un ser humano y un instrumento que ya no distinguirás cuál es cuál. Exquisita compositora y dueña de una voz bellísima, tan cálida y sincera que produce escalofríos o arranca lágrimas. En su momento íntimo «transitivo», tiene la capacidad de expresar sentimientos, en sus gradientes creciente y decreciente, con una sinceridad y una intensidad que no se oían desde Milton Nascimento.

Tiganá y Sosa son artistas «trânsicos»: indefinibles, inclasificables, inimitables en lo que hacen. Omar: ráfagas melódicas cortas y contenidas que te arrastran al mar, flotando sobre olas de emociones puras. Tiganá: articula toda la paleta de sentimientos (desde el dolor y el lamento más profundos hasta la alegría más festiva) sin decir una palabra, tarareando de forma tan hipnótica que uno tiene la sensación de haber escuchado esos sonidos antes, en una vida vivida hace muchos siglos. Juntos, desafían los límites y borran el tiempo, pintando nuevos sueños con los colores de lo posible y esculpiendo las formas del amor y el deseo redescubiertos.

Rebeldes creativos, insurgentes modernos que han dado la espalda a cualquier forma de tradicionalismo repetitivo, abrazan un «experimentalismo» que les deja espacio para instigar continuamente el compromiso. Naturalmente, vibran y se nutren de todas las fuerzas africanas, en particular de la tradición milenaria de experimentación continua de ese continente, una tradición que nació a orillas del río Nilo y atravesó todos sus afluentes simbólicos (los ríos Congo, Níger, Zambeze, Senegal, Limpopo, Orange) antes de reimplantar su curso en las Américas, incluso, por así decirlo, como la consecuencia fatal de la subyugación despiadada del mundo más allá de sus fronteras por parte de Europa.

Iroko es sin duda el fruto de una convergencia de mentes: la de dos revolucionarios de la música y quilombolas visionarios que han hecho las paces con el pasado y han tomado las riendas de su presente creativo. Así empoderados, forjan espacios para una nueva plenitud, un compromiso entre los vientos desnudos del ayer y el caleidoscopio prometido del mañana. Por derecho propio, cada uno explora su música y su viaje sonoro a través de un elaborado discurso sobre el poder de los sentimientos, la intimidad, la ternura, la autenticidad y la verdad. El diálogo resultante es un puente hacia la nueva energía que fluye de la fusión del mayor amor ancestral con las expectativas de un nuevo amor.

Iroko es un álbum conmovedor y maravillosamente elaborado, un verdadero placer para el alma. Un discurso continuo sobre la curación y la renovación. El discurso optimista de un universo resurgente frente a una embotada «cultura apisonadora», que dominaba pero no vencía. Un diálogo de África a África en ultramar, sobre Muchos Ríos que Cruzar y Hermosas Selvas en las que Adentrarse, a lo largo del camino hacia el verdadero Ser. 

 

omarsosa.com 
tiganasantana.net 
sescsp.org.br 

ME SUSCRIBO...!!!

GRACIAS POR TU TIEMPO...