Freddie Hubbard
Freddie Hubbard ::: Abril 7, 1938

En el panteón de los trompetistas de jazz, Freddie Hubbard es uno de los artistas más audaces e inventivos de las eras bop, hard-bop y post-bop. Aunque influenciado por titanes como Miles Davis y Clifford Brown, Hubbard acabó forjando su propio sonido, un cuidadoso equilibrio de bravuconería y sutileza que alimentó más de cincuenta grabaciones en solitario e innumerables colaboraciones con algunos de los artistas de jazz más destacados de su época. Poco después de su muerte, a finales de 2008, Down Beat lo llamó «el trompetista más poderoso y prolífico del jazz». En su enorme obra grabada hay un legado que seguirá influyendo en los trompetistas y otros artistas de jazz durante generaciones.

Hubbard nació el 7 de abril de 1938 en Indianápolis, Indiana. Como estudiante y miembro de la banda de la Arsenal Technical High School, demostró sus primeros talentos con la tuba, la trompa y el melófono antes de decantarse por la trompeta y el flugelhorn. Su hermano Earmon Jr., pianista y devoto de Bud Powell, le introdujo en el mundo del jazz.

El incipiente talento musical de Hubbard llamó la atención de Lee Katzman, antiguo compañero de Stan Kenton. Katzman convenció al joven trompetista para que estudiara en el Conservatorio de Música Arthur Jordan con Max Woodbury, el trompetista principal de la Orquesta Sinfónica de Indianápolis.

De adolescente, Hubbard trabajó y grabó con los hermanos Montgomery: Wes, Monk y Buddy. Su primera sesión de grabación fue para un álbum llamado The Montgomery Brothers and Five Others. Por esa misma época, también formó su primera banda, los Jazz Contemporaries, con el bajista (y mánager) Larry Ridley, el saxofonista y flautista James Spaulding, el pianista Walt Miller y el batería Paul Parker. El quinteto se convirtió en músicos recurrentes en el George’s Bar, el conocido club de Indiana Avenue.

En 1958, Hubbard se trasladó a Nueva York a la edad de 20 años y rápidamente se estableció como uno de los jóvenes trompetistas más brillantes de la escena, asombrando a críticos y aficionados por igual con la profundidad y la madurez de su forma de tocar. En los dos primeros años de su llegada a la Gran Manzana, consiguió actuaciones con los veteranos artistas de jazz Philly Joe Jones, Sonny Rollins, Slide Hampton y Eric Dolphy. Se unió a Quincy Jones en una gira por Europa que se extendió de 1960 a 1961.

Por recomendación de Miles Davis, Hubbard fichó por Blue Note, donde grabó Open Sesame, su debut en solitario, en 1960, a la edad de 22 años. El álbum, en el que también participaron Tina Brooks y McCoy Tyner, supuso el lanzamiento de una de las carreras más meteóricas del jazz. En el plazo de un año, Hubbard siguió con su segunda y tercera grabaciones: Goin’ Up (1960), con Tyner y Hank Mobley, y Hub Cap (1961), con Julian Priester y Jimmy Heath.

En 1961, Hubbard publicó la que muchos consideran su obra maestra, Ready For Freddie, que supuso su primera colaboración en Blue Note con Wayne Shorter. Ese mismo año se unió a los Jazz Messengers de Art Blakey. En el transcurso de unos pocos años, este joven león de gran fuerza se estableció rápidamente como una nueva e importante voz del jazz.

Hubbard dejó los Jazz Messengers en 1964 para formar su propio pequeño grupo, entre cuyas filas estaban Kenny Barron y Louis Hayes. Durante el resto de la década, también tocó en bandas dirigidas por otros artistas de jazz de alto nivel. Fue una presencia importante en las grabaciones de Blue Note de Herbie Hancock, empezando por Takin’ Off (1962) -el debut de Hancock como líder- y continuando en Empyrean Isles (1964) y Maiden Voyage (1965). Otros trabajos de sesión de Hubbard dignos de mención en la década de 1960 fueron Free Jazz de Ornette Coleman (1960), The Blues and the Abstract Truth de Oliver Nelson (1961), Out To Lunch de Eric Dolphy (1964) y Ascension de John Coltrane (1965).

Alcanzó su mayor éxito popular en la década de 1970 con una serie de álbumes cruzados en Atlantic y CTI Records. Sus primeros álbumes de jazz de los 70 para CTI -Red Clay (1970), Straight Life (1970) y First Light (1971)- fueron especialmente bien recibidos (First Light ganó un Grammy a la mejor interpretación de jazz instrumental). Más adelante, en esa misma década, volvió al lenguaje acústico del hard-bop con el quinteto V.S.O.P., en el que formó equipo con miembros del quinteto de Miles Davis de los años 60: Herbie Hancock, Wayne Shorter, Tony Williams y Ron Carter. Hubbard también entró brevemente en el terreno del pop cuando tocó un solo en «Zanzibar», un tema del álbum de Billy Joel ganador del Grammy en 1978, 52nd Street.

Al iniciarse los años 80, Hubbard volvió a liderar su propio grupo, tocando en conciertos y festivales en Estados Unidos y Europa. Colaboraba frecuentemente con Joe Henderson, tocando un repertorio de piezas de hard-bop y modal-jazz. Otras asociaciones a lo largo de la década incluyeron fechas en el Festival de Jazz de Monterey con Bobby Hutcherson; proyectos de estudio con Woody Shaw y Benny Golson; y una grabación en directo en Holanda (Feel the Wind) con Blakey en 1988.

En 1990, apareció en Japón en un paquete de conciertos americano-japonés en el que también participaron Elvin Jones, Sonny Fortune, George Duke, Benny Green, Ron Carter y Rufus Reid. También actuó en el Festival de Jazz de Varsovia, una cita que se grabó y publicó en 1992.

Otras actividades a principios de los 90 fueron la formación de una nueva banda de jóvenes artistas emergentes: Christian McBride, Javon Jackson, Carl Allen y Benny Green. Siguió buscando jóvenes talentos a medida que avanzaba la década colaborando con el New Jazz Composers Octet. Hubbard actuó y grabó con el Octeto -un colectivo dirigido por su compañero trompetista David Weiss- durante la última década de su carrera, que culminó con su última grabación, On The Real Side, publicada en 2008.

A pesar de que su salud se debilitó al comenzar el nuevo siglo, Hubbard siguió llevando la antorcha del jazz participando en clínicas y residencias en varias universidades del país para compartir la riqueza de sus conocimientos con los artistas emergentes. En 2006, el National Endowment for the Arts concedió a Hubbard su máximo galardón en el ámbito del jazz, el NEA Jazz Masters Award.

Sufrió un ataque al corazón a finales de noviembre de 2008 en Sherman Oaks, California, y murió unas semanas después, el 29 de diciembre, a la edad de 70 años.

En su mejor momento, Freddie Hubbard era un brillante intérprete virtuoso con un tono rico y pleno que se mantenía constante tanto en los pasajes lentos como en los rápidos. Como uno de los mejores trompetistas de hard-bop de su época, creó apasionadas líneas de blues sin sacrificar el contexto de la música que estaba tocando. Fue quizás uno de los mejores trompetistas técnicos que ha tocado en el lenguaje del jazz, y posiblemente el más influyente.

 

sample--skin-justthumbandbutton
Internet ArchiveIvooxItunes

TAMBIÉN HOY

Bob Berg - 1951
Billie Holiday - 1915
Ravi Shankar - 1920
Mongo Santamaria - 1917

ÉSTA SEMANA

John Pizzarelli - 1960
Randy Weston - 1926
Warren Haynes - 1960