Charles Lloyd ::: Voice In The Night

Charles Lloyd ::: Voice In The Night

Voice In The Night
Charles Lloyd
ECM | Marzo 9, 1999


1 Voice In The Night 6:31
2 God Give Me Strength 4:41
3 Dorotea’s Studio 7:48
4 Requiem 6:00
5 Pocket Full of Blues 11:41
6 Homage 9:25
7 Forest Flower: Sunrise/Sunset 15:23
8 A Flower Is A Lovesome Thing 6:46

Charles Lloyd – Tenor Saxophone
John Abercrombie – Guitar
Dave Holland – Double-Bass
Billy Higgins – Drums, Percussion

Charles Lloyd - Voice In The Night


El sexto álbum de ECM de Charles Lloyd es tanto una salida como una vuelta a casa para el tenorista nacido en Memphis y radicado en California, introduciendo nueva música y volviendo a visitar a los favoritos del archivo, reafirmando viejas amistades y forjando nuevas alianzas. Si se puede caracterizar, crudamente, como un proyecto de «todas estrellas», también revela un animado y mutuamente beneficioso equilibrio de talentos.

Hasta ahora, todos los álbumes de Lloyd después de su «regreso» han tenido un fuerte componente escandinavo (Bobo Stenson, Palle Danielsson y Jon Christensen) lo suficientemente legítimo como para que el impacto del cuarteto de Charles de los 60 se sintiera particularmente en el extremo norte, y el entendimiento entre el saxofonista y su pianista sueco, Bobo Stenson, ha sido el centro de gran parte de la música desde el «Fish Out Of Water» de 1989.

El tiempo estaba maduro para una perspectiva fresca, sin embargo, de ahí «Voice in the Night», que puede ser considerado el primer álbum americano de Lloyd en mucho tiempo. El bajista Dave Holland puede ser nominalmente un inglés todavía, con raíces en Wolverhampton, pero es el primero en admitir que «una americanización ha tenido lugar» en las tres décadas desde que cruzó el Atlántico para unirse a Miles Davis. Así que, a todos los efectos, es una banda americana, Lloyd, que se ha reunido aquí, grabada en Nueva York, con todas las diferencias de énfasis cultural que esto implica.

Para Lloyd, el punto de partida de este disco fue su larga asociación con Billy Higgins. Higgins y Lloyd trabajaron juntos por primera vez a mediados de la década de 1950, cuando el saxofonista estudiaba para obtener su maestría en música en la Universidad del Sur de California. Tocaron junto a otros amigos como Ornette Coleman, Don Cherry, Scott LaFaro y Eric Dolphy en el circuito de clubes de jazz de Los Ángeles. Higgins, por supuesto, siguió a Ornette y Cherry formando parte del grupo de Coleman que cambió la historia. Lloyd y Higgins han seguido siendo amigos a lo largo de los años, y en 1994 renovaron su asociación como parte del colectivo Acoustic Masters (con el pianista Cedar Walton y el bajista Buster Williams).

Oído por última vez en ECM en 1983 con Pat Metheny y Charlie Haden en «Rejoicing», Billy Higgins tiene uno de los currículos más completos del jazz moderno, habiendo tocado con John Coltrane, Thelonious Monk, Sonny Rollins, Cecil Taylor, Art Pepper, Lee Morgan, Zoot Sims, Dexter Gordon, Jackie McLean, Wayne Shorter, Joe Henderson, David Murray, Hank Jones, Randy Weston y docenas más.

El álbum, «Canto» (ECM | Mayo 12, 1997), fue dedicado a Higgins, en celebración de la recuperación del baterista después de una cirugía mayor. Lloyd grabó un disco a dúo con Higgins, Which Way Is East (ECM | Marzo 22, 2004), pocos meses antes de la muerte del baterista en 2001.

«El desarrollo más importante del tenor en la década de 1990 ha sido el regreso de Charles Lloyd», afirma la revista estadounidense «Stereophile». «Ningún otro saxofonista tenor se mueve tan audaz y libremente. En una sola improvisación puede pasar de filigranas de melodicismo a sonidos suaves como la respiración…. Lloyd encuentra ese lugar donde la comunicación se vuelve directa».

Programación ::: Octubre 31

Programación ::: Octubre 31

PORTADA: e.s.t. – Live in Gothenburg


Salute amigos…, como cada jueves una programación tremenda!!!, como diría mi hijo menor Isaías. Algunos de los títulos publicados por el sello ECM, que como sabrán venimos repasando parte de los cincuenta álbunes seleccionados celebrando el cincuentenario de su fundación y hoy desde el arranque con un discazo del contrabajista noruego Arild Andersen, The Triangle (ECM | Feb 16, 2004) relanzado el 27 de mayo pasado. De paso celebramos los 74 años de Andersen cumplidos el 27 de octubre último pasado.

Seguimos con Jeff Denson desde Between Two Worlds (Ridgeway Records | Oct 25, 2019) el debut del contrabajista estadounidense junto al guitarrista Romain Pilon y el bata Brian Blade. El jóven músico fusiona de manera muy eficiente la tradición heredada de sus mayores y su contemporaneidad. Arrancamos con el bloquecito ECM con John Surman & John Warren desde The Brass Project (ECM | Abril 1, 1993), relanzado el 18 de enero de este año, republicaciones que se sucedieron (en la mayoría de los casos) parte a principio y parte a mediado de año. Cerramos el bloque con el saxofonista George Adams desde Sound Suggestions (ECM | Sept 1, 1979), relanzado también el 18 de enero pasado, acompañado por celebridades como Kenny Wheeler, Richard Beirach, Dave Holland y Jack DeJohnette.

Seguimos con el guitarrista franco-vietnamita Nguyên Lê desde Overseas (ACT | Oct 25, 2019), otro fantástico álbum del guitarrista con ese sonido tan especial acompañado por una súper banda donde destacan la participación del trompetista paisano Cuong Vu y el contrabajista Chris Minh Doky, también de origen vietnamita. Escuchabamos hace unas semanas un EP publicado con cuatro cortes grabados hace muchos años, nunca publicados, del guitarrista Kurt Rosenwinkel junto al tecladista Scott Kinsey (que acaba de publicar un álbum celebrando la música de Joe Zawinul) y nos preguntabamos para cuándo algo nuevo, pues acá está: Kurt Rosenwinkel Bandit 65 con Searching the Continuum (Heartcore Records | Oct 11, 2019) un álbum compilado con lo grabado por el guitarrista con Bandit 65, el trio formado en 2014, durante giras por Estados Unidos, Europa y Japón en los últimos tres años.

Cerramos con una joyita, el reciente lanzamiento de un concierto grabado en vivo por el eterno Esbjörn Svensson Trio, e.s.t. live in Gothenburg (ACT | Oct 25, 2019) grabado el 10 de octubre de 2001 en el Gothenburg Concert Hall, Suecia, discazo con recreaciones fantásticas de viejos temas conocidos.

Nos vemos…

Programación ::: Octubre 3

Programación ::: Octubre 3


PORTADA: Shahin Novrasli

Salute gente, cómo andan…, por acá biuty con la prima que se insinúa lentamente y nos estimula al encuentro entre amigos, como pretendemos que eso ocurra cada jueves (y martes) en la señal que nos hermana (aunque sea un ratito). Muchas novedades en la semana, lástima que debemos recortar así que espero haber hecho bien la selección, de todas formas el resto queda ahí a la espera.

Arrancamos con el pianista belga Eric Legnini desde Six Strings Under (Anteprima | Sept 6, 2019) un buen disco con la particularidad de presentar dos guitarristas que dispone según cada tema. Un adelanto de lo que se viene en próximos días, un sencillo publicado por Crosscurrents Trio (Dave Holland, Zakir Hussain & Chris Potter) anunciando Good Hope (Edition Records | Oct 11, 2019), desde Good Hope (tema que titula el álbum), el único dado a conocer. El próximo 9 de este mes cumplirá 85 años el pianista sudafricano Abdullah Ibrahim a quien presentàramos hace poco con su anterior más reciente álbum, pues ahora desembarca con el fenomenal Dream Time (Enja Records | Sept 6, 2019) en solo piano donde destaca un tema dedicado a John Coltrane. El pianista celebrará su cumple con un concierto en solitario ante 350 afortunados en la sala de actos principal del Hirzinger Hotel und Gasthof zur Post en Söllhuben, en el Chiemgau, muy cerca de la casa de adopción del pianista.

Abdullah Ibrahim nos dá el pie con su homenaje a Coltrane para citar la nueva cinta descubierta y recientemente publicada. No pasó mucho desde el asombro de Both Directions at One: The Lost Album (Impulse! | Junio 29, 2018) otra cinta perdida y recuperada, y ahora ve la luz Blue World (Impulse! | Sept 27, 2019) con tomas realizadas en junio de 1964 para el film Le Chat Dans lu Sac, la ópera prima del director canadiense Giles Groulx, hace más de cincuenta años!!.

Puedo decir que mi atención sobre el pianista Ethan Iverson se ha reforzado atento a los últimos lanzamientos como líder de banda, ya que personalmente no me atrajo lo hecho en The Bad Plus (acá es dónde me cae de todo!!). Su último álbum al frente de un cuarteto con la participación del trompetista Tom Harrell, Common Practice (ECM | Sept 20, 2019) me dispone a hacer las pases con el gran pianista.

Otro pianista que ha emergido sin escalas es Shahin Novrasli, pianista azerbaiyano apadrinado por una de las glorias del movimiento, el pianista Ahmad Jamal, a quien escucharamos la semana pasada con su último álbum en solo piano. From Baku To New York City (Jazz Village | Sept 13, 2019), define el viaje sin escalas desde su ciudad natal a la de adopción. La musica de Shahin Novrasli desborda de lirismo y sensibilidad, un discazo…

En mayo pasado la banda argentina Escalandrum liderada por Daniel «Pipi» Piazzolla festejó sus veinte años como grupo, nosotros nos plegamos escuchandolos desde Studio 2 (Warner Music | Oct 5, 2018) grabado en el mítico Abbey Road. Los dos últimos a pura fusión con lo último de Tonbruket desde Masters of Fog (ACT | Sept 27, 2019) el grupo liderado por el bajista Dan Berglund, sobreviviente del desaparecido e.s.t., y para el cierre Mike Stern – The Jeff Lorber Fusion desde Eleven (Concord Jazz | Sept 27, 2019).

Nos vemos…

Dave Holland ::: Oct 1, 1946

Dave Holland ::: Oct 1, 1946

En medio de un sinfín de opciones, el sonido de una línea de bajo de Dave Holland atrae la atención. Maestro del tono y el ritmo, el bajista, compositor y director de orquesta se encuentra ahora en su quinta década como intérprete y su música posee una historia rica y caleidoscópica. Uno de los mentores de Holland, el afablemente sabio saxofonista Sam Rivers, le dio una propina una vez. «Sam dijo:’No omitas nada…»Juega todo'», dijo Holland una vez a un entrevistador de radio. «Esto se ha convertido casi en un mantra para mí a lo largo de los años», dice, «ya que he tratado de encontrar la manera de construir un vehículo que me permita utilizar todo el espectro que incluye la tradición, tocar el blues e improvisar libremente». Me encanta toda esa música, y ha habido un deseo de reconciliar todas esas áreas, de hacerlas relevantes, ojalá, en un contexto contemporáneo, como una sola música».

Holland no es el único bajista consumado en la música, un instrumento rico en figuras autorizadas como Charles Mingus y Scott LaFaro. Pero él es el único Dave Holland, y la vívida huella personal que aporta a la música la imprime con un sonido que trasciende cualquier descripción arbitraria de género o formato. Es una figura fundamental en el jazz posterior a los años 60, pero nunca ha permitido que su trabajo se vea limitado por la tradición.

Este camino le ha llevado desde las fronteras de la improvisación libre hasta sus conjuntos modernos que encarnan plenamente la filosofía de Rivers de «tocarlo todo».

Nacido en 1946, el nativo de Wolverhampton, Inglaterra, fue una figura constante en la escena del jazz londinense cuando Miles Davis lo vio en el legendario club de jazz Soho de Ronnie Scott en 1968, tocando en un combo que se estrenó para el Bill Evans Trio. «Miles escuchó algo en su sonido y sus ideas», recordó Jack DeJohnette, que era el baterista de Evans en la cita. Un mes después, Holland estaba en el quiosco con Davis en el club nocturno de Harlem de Count Basie. Luego se unió a la sección rítmica de Filles de Kilimanjaro, y a las revolucionarias sesiones de In a Silent Way y Bitches Brew. Fueron dos años apasionantes, pero Holland estaba desarrollando rápidamente sus propias ideas sobre la música.

Recuerda que una de sus primeras y más difíciles lecciones fue cómo crear su propio espacio en la música de Davis, que en ese momento estaba evolucionando electrónicamente. «Cuando me uní a la banda de Miles, no me dijo mucho. Ahora sé que es uno de sus grandes regalos para los artistas: animarnos a no jugar como los chicos que nos precedieron, sino a explorar nuestras propias soluciones creativas. Recuerdo haber leído una cita de la tradición sufí que decía: «Planta tu estandarte firmemente en la arena del desierto». Eso resonó en mí. Sabía que tenía que averiguar qué podía aportar a la mesa para representar cómo oía y sentía la música».

Deseoso de perseguir sus propios sonidos radicales, Holland hizo lo que muchos de sus compañeros no habrían contemplado. Renunció a la banda de Davis, renunciando a los conciertos en la arena en vastos lugares como el Madison Square Garden para comprometerse con la creación de su propia música. Y luego se puso aún más ocupado. La década de 1970 encontró a Holanda prolífica. Solo, y en colaboración, se convirtió en una voz dominante en la nueva música. Junto con Chick Corea, otro alumno de Miles, formó el efímero supergrupo Circle, y luego se unió a Rivers para la Conferencia de Pájaros de la época. El álbum de 1972, uno de los primeros de Holanda para el sello ECM, fue una sesión de cuarteto en la que también participaron el multi-redactor Anthony Braxton y el baterista Barry Altschul (ambos de Circle). Inspirado por los pájaros que frecuentaban el patio de la casa de Holanda en Londres, y una epopeya persa del siglo XII escrita por Farid ud-Din Attar, el álbum se convirtió en un clásico: una música abierta que hacía que la vanguardia se balanceara y fuera coherente, impregnada de sentimiento pero atenta a la forma. Holland también exploró la esencia de su instrumento en el disco a dúo con Barre Phillips, Music for Two Bass (1971) y el notable álbum en solitario Emerald Tears (1977).

Curiosamente, los álbumes en solitario de Holland -que también incluyen el ciclo Life Cycle (1983) y One’s All (un lanzamiento en 1993 del sello alemán Intuition)- le devolvieron el círculo completo a su primera fascinación por el bajo y las cuerdas. «Me encantó la riqueza del sonido y la expresividad del instrumento», dice, recordando su exposición en la adolescencia a álbumes de Ray Brown y Leroy Vinnegar. «Pero lo que realmente me dejó boquiabierto -y sigue siendo la clave para tocar esta música- es la calidad comunicativa de esos jugadores. La idea de la comunión de jugar me impactó profundamente. Cómo se complementaron durante los solos y cómo interactuaron. Esto estaba tan por delante de todo lo que había escuchado hasta ese momento. Vi un horizonte mucho más amplio por delante para alcanzarlo. La emoción del jazz me conmovió. Me dejó boquiabierto»

DeJohnette se maravilla de su musicalidad en este escenario: «Dave es uno de los pocos bajistas que puede hacer que el público se ponga de pie durante un solo. Aprendió de Miles a tener un punto de vista en su interpretación». En cuanto a las sonatas de Bach, Holland dice que está llevando a cabo una tradición de instrumentos de cuerda: «En mis grabaciones como solista y en mis conciertos como solista, trato de encontrar una variedad de formas de tocar el bajo para que la música no sea aburrida y repetitiva. Hay diferentes formas de caminar, y, por supuesto, puedes girar sobre una moneda de diez centavos cuando juegas solo».

Fueron las fortalezas de Holland como colaborador las que marcaron muchos de sus esfuerzos más notables de la década. Su continua asociación con Rivers, Braxton y el trompetista Kenny Wheeler vio la presencia de Holland en una serie de sesiones importantes, incluyendo un par de dúos improvisados con Rivers y múltiples créditos en las grabaciones de Arista de Braxton, como la espléndida Nueva York (otoño de 1974). Uniendo fuerzas con DeJohnette de nuevo y el guitarrista John Abercrombie, Holanda se unió al trío colectivo Gateway entre 1975 y 1977 grabando un par de álbumes para ECM. (El trío grabó dos veces en la década de 1990 y sigue tocando en conciertos ocasionales).

Siempre versátil, Holland también grabó con músicos de folk y rock. Como el único bajista acústico que vivía en Woodstock, NY, en ese momento, el inglés era muy solicitado. Michael Cuscuna, quien produjo varias sesiones de Braxton con Holanda a bordo, solictó sus talentos para Give It Up de Bonnie Raitt. Holland también entró en el estudio con la leyenda del bluegrass Vassar Clements y John Hartford. (Fue con el mismo espíritu que Holland se encontró tocando con Jimi Hendrix una noche fugaz en 1969 con el baterista Buddy Miles).

Holland formó su primer quinteto de trabajo en 1983, con el saxofonista alto Steve Coleman, el trompetista Wheeler y el trombonista Julian Priester. Una serie de álbumes grabados durante los siguientes cuatro años -incluyendo Jumpin’ In, Seeds of Time y Razor’s Edge- sentaron las bases para el cancionero de Holland.

Posteriormente, formó el Dave Holland Trio (con Coleman y DeJohnette) para el álbum de 1988 Triplicate, y formó equipo con Coleman, el guitarrista eléctrico Kevin Eubanks y el baterista Marvin «Smitty» Smith para Extensions en 1989.

El bajista también siguió disfrutando de fuertes colaboraciones con una amplia gama de sus compañeros, a menudo conectando con figuras célebres de la generación anterior de iconos del jazz. Al año siguiente, Holanda se reunió en un trío único de leyendas del jazz, el baterista Billy Higgins y el pianista Hank Jones para grabar The Oracle, una auténtica cumbre de poder. Otros proyectos estelares incluyeron Preguntas y Respuestas con Pat Metheny y Roy Haynes así como Like Minds con Gary Burton. Este ha sido un patrón consistente en la carrera de Holanda. Durante los años 90, renovó una afiliación, iniciada en los 70, con Joe Henderson, uniéndose al saxofonista tenor en So Near (So Far), Porgy & Bess, y la Joe Henderson Big Band. Asimismo, Holland se reunió con la vocalista Betty Carter, girando y grabando el disco en vivo Feed the Fire. Herbie Hancock, álbum de sus compañeros de Davis, invitó a Holland a hacer una gira con él en 1992, posteriormente grabó The New Standard, Holland se unió a la banda de Hancock de nuevo en 1996 y, más recientemente, formó parte de las sesiones de River: The Joni Letters, ganador del Grammy 2008 por Álbum del Año.

A lo largo de los años 90 y hasta el nuevo siglo, Holanda se movió de fuerza en fuerza, construyendo y consolidando su posición como uno de los líderes de orquesta más importantes y creativos de la música. Lanza su tercer cuarteto y edita Dream of the Elders (1995), que introduce al vibrafonista Steve Nelson en sus conjuntos. El oriundo de Pittsburgh ha sido uno de los pilares de todas las bandas de Holanda, a excepción de su sexteto, desde mediados de los 90. «Es uno de los grandes improvisadores con los que he tenido la oportunidad de jugar», dice Holland. «Siempre trae algo nuevo a la mesa. Veo a tipos rascándose la cabeza con lo que está haciendo. Quería un instrumento acorde en el grupo. No necesariamente quería un piano. Quería algo que diera más apertura a la música, acordemente. El enfoque de Steve para tocar puede ser muy espacioso a veces. Sabe cuándo acostarse y cuándo jugar. A menudo hay largos tramos en los que no está jugando y luego llega en el momento justo. Mucha gente me pregunta por qué estoy usando vibraciones. La razón es Steve Nelson».

Holland también formó su quinteto actual, que incluye al saxofonista tenor Chris Potter, al trombonista Robin Eubanks y, más recientemente, al baterista Nate Smith. Entre sus grabaciones destacan Not for Nothin, Prime Directive y Extended Play.

Eubanks, que ha estado en los conjuntos holandeses desde mediados de los años ochenta, aporta una amplia gama a la banda. «Puede obtener un sonido muy puro como el de una trompa francesa en el registro alto y puede pasar de ese sonido a un sonido de cubo de intestino real, y todos los puntos intermedios», dice Holland. «Para mí es muy importante que los músicos estén profundamente arraigados en la tradición de la música, pero al mismo tiempo, quieren seguir adelante. No sólo en su interpretación, sino también en su composición».

Holland escuchó por primera vez a Potter cuando el galardonado saxofonista tenor tenía unos 19 años, y tocaba alto con Red Rodney en el Blue Note. «Estaba haciendo un concierto allí con Joe Henderson», recuerda Holland. Más tarde, se unió a Potter en una sesión de grabación con DeJohnette y John Scofield. «Me sorprendió la compostura que tenía para un joven músico y su sentido del equilibrio. Jugó con mucha seguridad». Potter también conocía a Eubanks por su paso por la Mingus Big Band, lo que ya era una gran química en la sección de trompas.

El baterista Nate Smith también era muy joven cuando Holanda lo conoció por primera vez, durante una visita a la Universidad de Virginia en Richmond, Virginia, donde Smith era estudiante. Después de otro encuentro en un concierto en memoria de Betty Carter, con quien Smith actuó en los últimos años del vocalista, Holland lo invitó a unirse al quinteto en 2003. «Tiene una gran calidez para tocar, un gran sentido de comunidad», dice Holland. «Siempre necesito jugadores que puedan dialogar en la música, que se escuchen entre sí y que no estén jugando para ellos mismos. Y, de nuevo, es otro buen compositor de la banda. Debido a su generación, él aporta una perspectiva particular a la música, al igual que Chris, que realmente aprecio y disfruto.

Cuando Holland habla de los músicos, es evidente que ha encontrado una mezcla ideal de talentos y actitudes para desarrollar un sonido pleno, complejo y emocionante que es, sobre todo, del momento. «Todos buscamos tocar música que sea relevante para la época en que vivimos», dice. «En el quinteto nos interesa una amplia gama de contextos para que la música funcione. No estoy buscando un libro de música que sólo siga una dirección. Estoy buscando algo que cubra una amplia gama de enfoques de la improvisación, un equilibrio entre composición e improvisación, y diferentes escenarios compositivos que tengan diferentes influencias en la interpretación».

Holanda sólo ha cobrado impulso con el nuevo siglo. En 2000, debutó con su Big Band y su debut What Goes Around. «Como jugador, me gusta la situación en la que me señalas una dirección y me dejas dar un poco de impulso», dice Holland. «Ese es mi objetivo, dar a cada uno de los integrantes de la big band la oportunidad de profundizar en sus propias posibilidades creativas. Hay una delgada línea de equilibrio… «utilizar la banda para componer y arreglar, pero también mantener la flexibilidad y la libertad en la música».

Potter, un MVP en múltiples escenarios para Holanda, dice que las líneas de bajo «centrales» del líder le permiten lanzar sus improvisaciones de saxofón en muchas direcciones diferentes. «Como líder, Dave se acerca a la banda como algo que se termina y se deja ir», dice. «Por supuesto, va en serio con la música. Quiere que todos juguemos al más alto nivel. Tiene mucha curiosidad por ver hasta dónde podemos llegar con una idea y llevarla a la práctica».

En 2005, Holland formó Dare2 Records, después de 34 años de relación con ECM Records, el sello donde se convirtió en un artista de autor. Originalmente, Holanda creó Dare2 Records como una imprenta «para tener más control sobre todo el proceso de lanzamiento de un álbum», dice. «Pero a largo plazo, es muy prometedor hacer música de esta manera, especialmente con el entorno cambiante de la industria discográfica». Compartiendo el escenario con lo mejor de una generación más joven de músicos de su quinteto favorito, ahora tiene tres álbumes en Dare2: el ganador del Grammy Overtime (2005), Critical Mass (2006) y Pass It On (2008). La grabación debut del Dave Holland Octet, titulada Pathways, será lanzada en el otoño de 2009 también en Dare2. Como en su música, Holanda ha abrazado el cambio y las nuevas ideas en los negocios como pocos de su generación o más jóvenes.

Me lo recomendó el doctor…

Me lo recomendó el doctor…

Octubre 4 | 21hs | VIVO
Portada: Lars Danielsson & Paolo Fresu

Salute amigos, que bueno es estar de vuelta por acá, nos preparamos para un rato de buena música y compañia? ahí vamos…, en el arranque la cantante argentina Ligia Piro desde Love (EPSA Music | Abril 20, 2018) un disco bien jazzero, con algo de soul también, que al decir de la propia cantante no es un volver al jazz ya que Nunca me fui del jazz. Seguimos con otra voz femenina, la celebrada Cecile McLorin Salvant desde The Window (Mack Avenue Records | Sept 28, 2018) a duo con otra célebre jóven figura en permanente ascenso, el pianista Sullivan Fortner. La saxofonista chilena Melissa Aldana participa apenas en el último tema.

Otro reciente lanzamiento con otro dúo fenomenal: Lars Danielsson & Paolo Fresu desde Summerwind (ACT | Sept 28, 2018), el primer proyecto conjunto en estudio que refleja un lenguaje común en ambos: las palabras justas, la nota precisa, así como la buena poesía, mil imágenes y sensaciones en cuatro versos. El minimalismo poético en version Danielsson-Fresu recreando un tema de Fito Páez, fantástico…

El debut en ECM del pianista israelí Shai Maestro, The Dream Thief (ECM Sept 28, 2018) en trio junto a su paisano Ofri Nehemya en batería y el bajista peruano Jorge Roeder. El pianista, otro surgido de la cantera del contrabajista Avishai Cohen, ha recibido la mejor de las críticas por parte de la prensa especializada. El lunes pasado cumplió 72 años el contrabajista inglés Dave Holland (Oct 1, 1946) lo celebramos escuchando Uncharted Territories (Dare2 Records | Mayo 11, 2018) su último álbum junto a un viejo camarada, el saxofonista Evan Parker. Un álbum doble con aires free donde ambos intercambian formaciones desde cuarteto hasta todas las configuraciones posibles con el resto de la banda, el pianista Craig Taborn y el percusionista Chess Smith. Dos discos, 23 cortes, todas improvisaciones en diferentes combos con excepción de dos composiciones de Smith y una de Holland.

En ésta segunda parte con el ritmo algo más elevado seguimos con lo más reciente del guitarrista John Scofield, Combo 66 (Verve Records |Sept 28, 2018) disco grabado en abril de éste año en celebración de su cumple 66 (el 26 de diciembre pasado) nos unimos a su festejo…

Los dos últimos: el guitarrista finlandés Olli Hirvonen ganador del Socar Montreux Jazz Electric Guitar Competition en 2016 muestra sus virtudes en New Helsinki (Edition Records | Abril 14, 2017), segundo álbum del guitarrista que impresionó a John McLaughlin, jurado de la competición. Nos vamos con el baterista alemán Peter Gall desde Paradox Dreambox (Traumton | Sept 21, 2018), el debut del baterista como líder de banda luego de una extensa carrera como sesionista.

Hasta pronto…

DESCARGAS:   VBR MP3   //   M3U   //    TORRENT   ///   218.2M