Jazz Birthday

Charles Lloyd

Charles Lloyd | marzo 15, 1938


El consenso crítico es que Charles Lloyd nunca ha sonado mejor. A los 76 años, la profundidad de su expresión refleja toda una vida de experiencia. Lloyd tiene una historia legendaria en el mundo de la música, y sin duda podría estar en condiciones de relajarse y dormirse en los laureles. Pero mirar hacia atrás nunca ha sido de gran interés para este tierno guerrero; este buscador de belleza y verdad. “Su lema es:”Adelante”, mientras cambia a una marcha más alta y bien calibrada.

Sus conciertos y grabaciones son eventos de belleza y elegancia prístinas, llenos de emoción y pasión intensamente sentida que toca lo más profundo del corazón. Esto no es entretenimiento, sino la poderosa expresión incorrupta de la belleza a través de la música. Cuando la música vibra, el alma vibra y toca el espíritu interior. “El Sr. Lloyd ha creado una extraña y hermosa destilación de la experiencia americana, en parte abandonada y salvaje, en parte inmensamente controlada y sofisticada.” El New York Times.

Charles Lloyd nació en Memphis, Tennessee, el 15 de marzo de 1938. Como Nueva Orleans, a 400 millas al sur del Mississippi, Memphis tiene una rica cultura fluvial y herencia musical saturada de blues, gospel y jazz. La ascendencia de Lloyd de africanos, cherokees, mongoles e irlandeses refleja una cultura rica similar. Le dieron su primer saxofón a la edad de 9 años, y fue remachado a las transmisiones de radio de 1940 por Charlie Parker, Coleman Hawkins, Lester Young, Billie Holiday y Duke Ellington. Sus primeros maestros incluyeron al pianista Phineas Newborn y al saxofonista Irvin Reason. Su mejor amigo de la infancia fue el gran trompetista Booker Little. En su adolescencia, Lloyd tocó jazz con el saxofonista George Coleman y fue sideman de los grandes del blues Johnny Ace, Bobby Blue Bland, Howlin’ Wolf y B.B. Rey.

La música clásica también ejerció una fuerte atracción sobre el joven Lloyd. En 1956 se fue de Memphis a Los Ángeles para obtener un título en música en la USC, donde estudió con Halsey Stevens, una de las principales autoridades de Bartók. Mientras sus días los pasaba en la academia, Lloyd pasaba las noches educándose en el trabajo en los clubes de jazz de Los Ángeles, tocando con Ornette Coleman, Billy Higgins, Scott La Faro, Don Cherry, Charlie Haden, Eric Dolphy, Bobby Hutcherson y otros destacados artistas de jazz de la costa oeste. También fue miembro de la big band de Gerald Wilson.

En 1960 Lloyd fue invitado a ser director musical del grupo de Chico Hamilton cuando Dolphy se fue para unirse a la banda de Charles Mingus. El guitarrista húngaro Gabor Szabo y el bajista Albert “Sparky” Stinson pronto se unieron a Lloyd en la banda. Los álbumes más memorables de Hamilton para Impulse Records, Passin’ Thru y Man from Two Worlds, contenían música arreglada y escrita casi en su totalidad por Lloyd, y durante este período de prolífica composición también encontró su única voz como saxofonista. Una memorable colaboración tuvo lugar entre Lloyd y el maestro baterista nigeriano Babatunde Olatunji, con quien el saxofonista tocó cuando no estaba de gira con Hamilton.

Lloyd se unió al Cannonball Adderley Sextet en 1964, y actuó junto a Nat Adderley, Joe Zawinul, Sam Jones y Louis Hayes. Permaneció con Cannonball durante dos años, y hasta el día de hoy continúa reconociendo el importante papel que Cannon jugó en su propio desarrollo como líder. En 1964 Lloyd firmó con CBS Records y comenzó a grabar como líder. Sus grabaciones en Columbia, Discovery (1964) y Of Course, Of Course (1965), contaron con la participación de sidemen como Roy Haynes y Tony Williams en la batería, Richard Davis y Ron Carter en el bajo, Gabor Szabo en la guitarra y Don Friedman en el piano, y lo llevaron a ser votado como la “Nueva Estrella” de la revista Downbeat. Por supuesto, Por supuesto fue reeditado en Mosaic Records en 2006.

Lloyd dejó Cannonball Adderley en 1965 para formar su propio cuarteto, un conjunto brillante que introdujo en el mundo del jazz los talentos del pianista Keith Jarrett, el baterista Jack DeJohnette y el bajista Cecil McBee. Su primer disco juntos fue una grabación en estudio, Dream Weaver, seguido de Forest Flower: Live at Monterey (1966). Forest Flower hizo historia como una de las primeras grabaciones de jazz que vendió un millón de copias, y los primeros éxitos del álbum continuaron, ya que se convirtió en un sorprendente éxito de crossover que atrajo a un público popular en el mercado masivo y obtuvo una gran difusión en la radio FM. El Cuarteto fue el primer grupo de jazz que apareció en el famoso Fillmore Auditorium de San Francisco y otros palacios del rock y compartió cartel con Jimi Hendrix, Janis Joplin, Cream, The Grateful Dead y Jefferson Airplane.

En 1967 Charles Lloyd fue elegido “Artista de Jazz del Año” por Downbeat, y el Cuarteto fue invitado a dar la vuelta al mundo. El cuarteto Lloyd tuvo una buena acogida en Europa en los nuevos festivales de jazz de Montreux, Antibes, Molde. Sus actuaciones en el Lejano Oriente, la Unión Soviética y los países del Bloque del Este de Europa a menudo marcaron la primera vez que estas audiencias habían escuchado a un grupo de jazz estadounidense en vivo.

Acreditado por muchos músicos por haber anticipado el movimiento de las Músicas del Mundo al incorporar cadencias de muchas culturas en sus composiciones desde finales de la década de 1950, Charles Lloyd describe su música como si siempre hubiera “bailado en muchas orillas”. Como Peter Watrous escribió en The New York Times, “El Sr. Lloyd ha llegado a una extraña y hermosa destilación de la experiencia americana, en parte abandonada y salvaje, en parte inmensamente controlada y sofisticada”.

Desde el momento en que adquirió prominencia como joven director musical del Quinteto Chico Hamilton en 1960, Lloyd comenzó a llevar al público en viajes que atravesaban enormes distancias. Durante casi cinco décadas, sus composiciones han marcado el período post-bop, abrazado la música tradicional de un sinfín de culturas del mundo y animado la psicodélica década de 1960 con la improvisación de vanguardia.

Lloyd fue uno de los primeros artistas de jazz que vendió un millón de copias de una grabación: Forest Flower, y luego sorprendió al mundo de la música al alejarse de tocar hasta el punto de ser apodado una superestrella del jazz. En realidad sólo estaba siguiendo una trayectoria que lo acercaba a la esencia de la música que escuchaba.

En el punto álgido de la Guerra Fría en 1967, Lloyd fue noticia cuando su Cuarteto se convirtió en el primer grupo de jazz de Estados Unidos en tocar en la URSS por invitación del pueblo soviético y no a través del patrocinio del gobierno. Su primera parada fue Tallin y los conciertos posteriores tuvieron lugar en Leningrado y Moscú.

El Cuarteto Charles Lloyd fue el primer grupo de jazz que actuó en el legendario Fillmore Auditorium de San Francisco. El grupo acústico fusionó la improvisación virtuosa con una combinación constantemente cambiante de tropos musicales, incorporando el desafío de la vanguardia o el “free jazz” con elementos de música no occidental, armonías impresionistas y ocasionales ritmos de rock en vuelos musicales abiertos que se hacían eco del espíritu libre de los psicodélicos años sesenta. El jazz/rock eléctrico germinó en una serie de actuaciones originales que, irónicamente, fueron acústicas. Fue invitado a grabar con los Doors, los Birds, The Grateful Dead, Ashish y Pranesh Khan, y los Beach Boys. Miles Davis y otras figuras del jazz fueron muy influenciados por las exploraciones de Lloyd’s y pronto se conectaron para tocar para los jóvenes fans a los que Lloyd había llegado a través de sus salidas acústicas.

Fue el primer músico de jazz que actuó en el festival de música clásica de Bergen, Noruega.

A principios de la década de 1970, Lloyd disolvió el cuarteto y desapareció de la vista, retirándose para emprender un viaje interior en Big Sur, el refugio salvaje que había atraído previamente a otros artistas y buscadores como Robinson Jeffers, Langston Hughes, Henry Miller, Lawrence Ferlinghetti, Jack Kerouac, Jean Varda y Jamie DeAngulo.

A pesar de haber grabado varios discos durante los años 70 y de aparecer ocasionalmente como sideman, prácticamente desapareció de la escena jazzística. Durante los años 70 Lloyd tocó extensivamente con The Beach Boys, tanto en sus grabaciones de estudio como como miembro de su banda de gira. A finales de la década de 1970, Lloyd fue miembro de Celebration, una banda compuesta por miembros de la banda de gira Beach Boys’, así como por Mike Love y Al Jardine. Celebration lanzó dos álbumes.

No fue hasta 1981 que Lloyd se movió para romper una década de silencio en el mundo del jazz cuando un notable pianista francés de 18 años, Michel Petrucciani, llegó a Big Sur. Lloyd se vio obligado a ayudar a presentar a este talentoso artista al mundo. Esto llevó a giras por Estados Unidos, Europa y Japón en 1982 y 1983 con Petrucciani al piano, Palle Danielsson al bajo y el baterista Son Ship Theus. El crítico de jazz británico Brian Case calificó el regreso de Lloyd como “uno de los acontecimientos de los años 80”. El grupo produjo una edición especial de cassette, Night Blooming Jasmine, y dos discos en vivo, Montreux ’82 y A Night in Copenhagen, que también cuenta con Bobby McFerrin (reeditado por Blue Note Records). Satisfecho de que Petrucciani empezara a recibir el reconocimiento que se merecía, Lloyd se retiró de nuevo a Big Sur.

En 1986, después de haber sido hospitalizado con una condición médica casi fatal, Lloyd se dedicó de nuevo a la música. Cuando recuperó sus fuerzas en 1988 formó un nuevo cuarteto con el renombrado pianista sueco Bobo Stenson. Cuando Lloyd regresó al Festival de Montreux en 1988, el crítico suizo Yvan Ischer escribió: “Ver y escuchar a Charles Lloyd en concierto es siempre un acontecimiento, no sólo porque este saxofonista ha estado en bastantes encrucijadas, sino también porque parece tener una verdad impalpable que lo convierte en un músico completamente original… Esto es lo que llamamos gracia”.

Lloyd hizo su primera grabación para ECM Records, Fish Out of Water, en 1989. El proyecto marcó el comienzo de una nueva ola de composiciones y grabaciones de Lloyd. El productor de ECM, Manfred Eicher, comparó la grabación con una pintura de Giacometti, diciendo: “Realmente creo que esta es la esencia refinada de lo que debería ser la música. Toda la carne se ha ido, sólo quedan los huesos.” Más de veinte años después, sigue con el sello, y sigue buscando el “sonido” y la verdad. A partir de 1989, Lloyd realizó una gira activa y grabó para el sello ECM. Aunque su forma de tocar no había cambiado mucho desde su revolucionario trabajo en los años 60, estas grabaciones demostraron su sensibilidad como baladista. Entre sus discos destacan Canto, Voice In the Night, The Water Is Wide (con Brad Mehldau, John Abercrombie, Larry Grenadier y Billy Higgins), Lift Every Voice (con Geri Allen) y el Rabo de Nube en vivo con Jason Moran.

Lloyd ha demostrado una gran consistencia y creatividad en su período con ECM, gran parte de su música contiene un fuerte elemento espiritual, algunos en una vena de “música del mundo”, y algunos de ellos inusuales y experimentales como en los dúos sobre Which Way is East? con su viejo amigo y alma gemela musical, Billy Higgins.

Mirror, su segunda grabación con el New Quartet, (lanzada en septiembre de 2010) ya ha sido llamada un “clásico de Charles Lloyd”. Rabo de Nube, también en ECM, capturó el cuarteto “en vivo” en sus inicios, y fue votado #1 grabación para el Jazz Times Reader’s and Critic’s Poll 2008. Sus conciertos y grabaciones son eventos de belleza y elegancia prístinas, llenos de emoción y pasión intensamente sentida que toca lo más profundo del corazón. Esto no es entretenimiento, sino la poderosa expresión incorrupta de la belleza a través de la música. Cuando la música vibra, el alma vibra y toca el espíritu interior.

Lloyd estableció otra “primicia” en su interesante historia de las “primicias” del jazz, colaborando con la cantante clásica griega Maria Farantouri para un concierto en el Teatro Herodion al pie de la Acrópolis. Ta Nea, el principal periódico de Atenas, declaró: “La música no tiene fronteras….. El público se llenó de éxtasis dionisíaco. Mientras que la música tenía reminiscencias de una feria Hypiros, al mismo tiempo te llevó al corazón de Nueva York”. Este concierto fue documentado y el concierto de Atenas fue lanzado por ECM Records en 2011.

Charles Lloyd mantiene un programa activo de presentaciones y grabaciones con el Nuevo Cuarteto, Sangam, Maria Farantouri y proyectos especiales alrededor del mundo. Celebró su 75 cumpleaños con conciertos en el Templo de Dendur en el Museo Metropolitano y en el Kennedy Center Concert Hall.


 

Deja un comentario