Jazz Birthday

Orrin Evans

Orrin Evans ::: Marzo 28, 1975

El pianista Orrin Evans hace balance de los momentos clave que conforman la trayectoria de una vida en The Evolution of Oneself, su brillante nuevo trabajo en Smoke Sessions Records. El álbum es en sí mismo un hito en la evolución musical de Evans, introduciendo un nuevo y notable trío de pianistas con dos antiguos asociados pero nuevos colaboradores: el bajista Christian McBride y el baterista Karriem Riggins. El resultado es una excursión cruda y emocionante que incorpora una amplia gama de influencias, desde el jazz y el neo-soul hasta el country y el hip-hop.

Como sugiere el título, La evolución de uno mismo explora un terreno profundamente personal, con Evans reflexionando sobre el camino que ha recorrido para convertirse en el hombre y músico que es hoy. “Este álbum trata de la evolución personal”, explica. “Para mí, ha habido diferentes momentos o personas en mi vida que me han hecho evolucionar. Puedes llamarlo cambio, pero al final sigues siendo la misma persona desde el día en que saliste del vientre de tu madre. Pero tú evolucionas, y ese proceso es de lo que se trata este disco”.

A través de 25 álbumes como líder y co-líder, incluyendo su conjunto de neo-soul/acid jazz Luv Park y el trío colectivo Tarbaby, Evans siempre ha seguido un camino vigorosamente individual. La Evolución de uno mismo no es una excepción, con Evans marcando un ritmo que saca a relucir la fogosidad y la agitación de McBride y Riggins, dos de las voces más conocidas y distintivas del jazz moderno en sus propios derechos.

McBride, por supuesto, comparte los orígenes de Evans en Filadelfia, raíces de las que ambos se han sentido muy orgullosos a lo largo de sus carreras. Pero a pesar de la diferencia de edad de sólo tres años, sólo han trabajado juntos un puñado de veces, nunca en la historia. Evans conoció a Riggins hace más de dos décadas, antes de mudarse a Nueva York; más tarde, Riggins se quedó con Evans y Duane Eubanks, otro expatriado de Filadelfia, en su apartamento de la ciudad de Nueva York, cuando se mudó a la ciudad. Sin embargo, no fue hasta una reciente gira bajo el liderazgo de Riggins que los dos compartieron un tiempo significativo en la etapa. La Evolución de Uno Mismo finalmente proporcionó la tan esperada oportunidad para que Evans colaborara con ambos, formando un nuevo trío en el proceso.

El álbum está enmarcado por tres tomas muy diferentes del estándar de Jerome Kern/Oscar Hammerstein “All the Things You Are”, una canción que, según Evans, representa el factor más importante de su propia evolución personal: su familia. La letra, explica, captura el apoyo y la devoción que su esposa, Dawn Warren Evans, ha brindado a través de los altibajos de una carrera en el jazz. “Mi evolución se basa en los últimos veinte años con esta mujer que me ha apoyado y aceptado todo lo que soy”, dice.

La pareja recita esas letras juntas sobre un tema electrónico producido por su hijo menor, Matthew Evans, en la penúltima versión. (El hijo mayor Miles no aparece, pero sirvió de inspiración para dos temas, “For Miles” y “Tsagli’s Lean”.) El álbum se abre con un repentino repaso de la melodía que marca el tono animado de lo que está por venir, mientras que se cierra con una lánguida reimaginación que incluye el bajo arqueado de McBride y el inquietante y conmovedor gemido gemido del vocalista JD Walter. Matthew, de 17 años de edad, también produjo los interludios “Genisis”, con un tono hip hop, que salpican el álbum, seleccionados de las grabaciones de su padre en casa y mezclados por el bajista/productor Anthony Tidd, famoso por su trabajo tanto con The Roots como con Five Elements, de Steve Coleman.

Mientras que The Evolution of Oneself toma el concepto más literalmente de lo habitual, una sesión de grabación de Orrin Evans es siempre un asunto de familia, con un ambiente de fiesta e invitados que se detienen para ver si acaban contribuyendo o no. “Estar en el estudio y hacer lo que hago no es diferente de una comida al aire libre un sábado por la noche”, dice Evans, y esa apertura se refleja en el estridente entusiasmo de este álbum.

El otro invitado especial de la cita es el guitarrista Marvin Sewell, responsable de su momento más sorprendente: la guitarra de diapositivas country-blues que presenta la tradicional canción folklórica americana “Wildwood Flower”, famosa por la familia Carter. Su introducción a la canción llegó a través del baterista Matt Wilson, y la interpretación de Evans está dedicada a la difunta esposa de Wilson, Felicia. Mientras que uno no espera escuchar la influencia de la música country de Evans, la belleza de la canción es innegable – y él, naturalmente, da la vuelta a la sensación de casa y la hace totalmente suya.

Más allá de la participación de McBride, Philly está bien representada en el álbum. El bochornoso ritmo de R&B de “A Secret Place” de Grover Washington Jr. ofrece la oportunidad de que ambos rindan homenaje al difunto saxofonista, que residió en Mt. Airy, el mismo barrio de Filadelfia al que Evans ha llamado hogar desde hace mucho tiempo. “Uno de mis únicos arrepentimientos musicales es no grabar con Grover Washington Jr. “Era muy guay y vivía a la vuelta de la esquina, pero en ese momento de mi vida no entendía lo accesible que era. No creo que la gente sepa lo malo que fue como saxofonista, como músico y como artista”.

Evans acredita al trompetista de Filadelfia Jafar Barron como uno de los actores clave en el desarrollo del movimiento neo-soul, y se quita el sombrero con la composición de Barron “Jewels and Baby Yaz”. El swing del bajista Jon Michel “Sweet Sid” fue escrito en memoria del pianista Sid Simmons, un mentor de Evans e incontables jóvenes músicos de jazz de Filadelfia.

El álbum se completa con una toma de “Autumn Leaves”, la balada aireada “February 13th” del bajista y miembro de Tarbaby Eric Revis, y media docena de originales de Evans que representan el impresionante alcance de su imaginación estilística. Con este álbum Evans marca un profundo avance en su evolución personal, que ha avanzado más allá de las categorías y ha llegado al reino de la expresión sin trabas.

Fuente: orrinevansmusic.com

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: