Jazz Birthday

Stanley Clarke

Stanley Clarke | junio 30, 1951


El cuatro veces ganador de Grammy™ Stanley Clarke es posiblemente el bajista acústico y eléctrico más famoso del mundo. Como intérprete, compositor, director de orquesta, arreglista, artista de grabación, productor y goleador de películas conocido por su feroz destreza y su consumada musicalidad, Clarke es un verdadero pionero del jazz y del bajo en sí. Incuestionablemente es una “leyenda viviente”, elogiada con cada premio concebible disponible para un músico en sus más de 40 años de carrera como virtuoso del bajo.

La increíble competencia de Clarke ha sido recompensada con: cuatro Grammy, discos de oro y platino, nominaciones a los Emmy, un doctorado honoris causa de la Universidad de las Artes de Filadelfia y mucho más. Fue el primer Jazzman del año de Rolling Stone y bajista ganador del Playboy’s Music Award durante diez años consecutivos. Clarke fue honrado con el premio Bass Player Magazine’s Lifetime Achievement Award y es miembro de Guitar Player Magazine’s “Gallery of Greats”. Incluso le dieron la llave de la ciudad de Filadelfia.

Escarbar entre la gran multitud de elogios otorgados a Stanley revela un fenómeno interesante. Es difícil recordar cuán limitada era la carrera potencial de un bajista antes de que apareciera en escena. Stanley casi sin ayuda sacó el bajo de las sombras y lo llevó a la parte delantera del escenario, literal y figurativamente.

El papel tradicional del bajo era en gran medida el de un cronómetro que llenaba sonorosamente el espectro. Clarke dice: “Antes de que yo llegara, muchos bajistas se paraban en la parte de atrás. Eran tipos muy callados que no parecían escribir música. Pero muchos de esos bajistas eran músicos serios. Todo lo que hice fue dar el paso y crear mi propia banda”.

Ciertamente hubo grandes y célebres bajistas antes de Stanley como Ron Carter, Scott LaFaro, y el pionero compositor Charles Mingus. Pero Clarke se convirtió en el primer bajista de la historia en encabezar las giras mundiales agotadas y tener discos de oro. También fue el primero en doblar el bajo acústico y eléctrico con igual virtuosismo, potencia y fuego. A los 25 años ya era considerado como un pionero en el movimiento de fusión de jazz.

Clarke cita a Mingus como una gran influencia personal y profesional. “El mejor momento de mi vida que me cambió fue cenar con el gran Charlie Mingus. Tenía la personalidad de un revolucionario que podría haber dirigido un grupo paramilitar. Era muy intenso, pesado! Fue entonces cuando me di cuenta exactamente de lo que quería hacer con el bajo. Iba a enfocar mi carrera completamente como un revolucionario. Lo que sea que estuviera allí, yo iba a hacer lo contrario.” El resto, como dicen, literalmente es historia.

Interesantemente el bajo eléctrico, por el que Stanley es más conocido, no es su principal instrumento. Su primera pasión, que perdura hasta nuestros días, es el bajo acústico. “El bajo eléctrico es mi instrumento secundario. Cuando empecé a jugar a la electricidad era en las fiestas y sólo para divertirme. Pero hice discos y me hice famoso más como bajista eléctrico que como bajista acústico”.

En 1971, Stanley Clarke, de 20 años de edad, estalló en el mundo del jazz, recién salido de la Academia de Música de Filadelfia. Al llegar a la ciudad de Nueva York, inmediatamente consiguió trabajo con directores de orquesta como Horace Silver, Art Blakey, Dexter Gordon, Joe Henderson, Pharaoh Saunders, Gil Evans, Stan Getz, y un joven pianista-compositor en ciernes llamado Chick Corea. Stanley dice: “Mi objetivo original era ser bajista clásico. Quería ser uno de los primeros músicos negros de la orquesta de Filadelfia. Chick Corea cambió mi opinión sobre eso.”

Clarke y Corea formaron la influyente banda de jazz fusión Return to Forever, un escaparate para cada una de las fuertes personalidades musicales del cuarteto, componiendo proezas y voces instrumentales. Grabaron ocho álbumes, dos de los cuales son de oro certificado (Return to Forever y Romantic Warrior). También ganaron un Grammy (No Mystery) y recibieron numerosas nominaciones durante su incesante gira.

Clarke entonces disparó el “disparo escuchado ‘alrededor del mundo'” que comenzó la revolución del bajo de los 70 y allanó el camino para que todos los bajistas/solistas/líderes de banda lo siguieran. En 1974, lanzó el álbum homónimo de Stanley Clarke que incluía el exitoso sencillo, “Lopsy Lu.” Dos años más tarde, lanzó School Days, un álbum cuyo tema principal es ahora un himno de bajo de buena fe, un deber-aprender para casi todos los bajistas emergentes, independientemente del género.

Los aspirantes a bajistas también deben dominar la técnica del percussive slap funk en la que Clarke también fue pionero. Larry Graham, de Sly and the Family Stone, desarrolló por primera vez la rudimentaria técnica de la bofetada. Stanley tomó la idea y corrió con ella, adaptándola a complejas armonías de jazz.

Siempre en busca de nuevos desafíos, Clarke dirigió su energía creativa ilimitada al cine y a la televisión a mediados de la década de 1980. Ahora es un compositor de élite en demanda en Hollywood. Comenzó en la televisión con una partitura nominada al Emmy para Pee Wee’s Playhouse, hizo la transición a la pantalla grande y ahora tiene más de 65 créditos a su nombre.

Como compositor, orquestador, director de orquesta e intérprete ha realizado bandas sonoras para películas de éxito: El transportador, Romeo debe morir, Pasajero 57, Justicia poética y Los cinco latidos del corazón. También grabó el video de Michael Jackson Remember the Time, dirigido por Jon Singleton. Más recientemente se anotó el éxito de taquilla de 2013, Best Man Holliday. Ha sido nominado para tres Emmys y ganó un premio BMI por Boyz ‘N the Hood.

“El cine me ha dado la oportunidad de escribir grandes partituras orquestales y componer música con la que normalmente no estoy asociado”, dice Clarke. “Me ha dado la oportunidad de dirigir orquestas y arreglar música para varios tipos de conjuntos. Ha enfocado mis habilidades y me ha hecho un músico más completo”. Su lanzamiento en 1995, Stanley Clarke at the Movies, es un testimonio de ello. Stanley promete que encontrará tiempo para estrenar At the Movies Two, compilado a partir de los 20 años adicionales de partituras cinematográficas desde entonces.

Además de su propia banda, Clarke siempre ha disfrutado colaborando con otros artistas. Stanley se asoció con el tecladista George Duke en 1981 para formar el Proyecto Clarke/Duke. Juntos lograron un éxito pop, “Sweet Baby”, y grabaron tres álbumes. Stanley trabajó con George en varias situaciones por más de 40 años hasta la prematura muerte de George en 2013.

Algunos de los otros proyectos notables de Stanley como miembro de la banda o co-líder incluyen: Jeff Beck, Los nuevos bárbaros de Keith Richards, Animal Logic (con Stewart Copeland), Superband (con Larry Carlton, Billy Cobham, Najee y Deron Johnson), Rite of Strings (con Jean-Luc Ponty y Al Di Meola), Vertu’ (con Lenny White), Trio! (con Bela Fleck y Jean Luc Ponty), y SMV (con Marcus Miller y Victor Wooten).

Clarke cree apasionadamente en ayudar a jóvenes músicos dignos. Él y su esposa Sofía establecieron la Fundación Stanley Clarke en el año 2000, una organización caritativa que ofrece becas de música. En 2007 Clarke lanzó un DVD muy elogiado por la crítica titulado Escuela Nocturna: Una noche con Stanley Clarke y sus amigos haciendo una crónica del tercer Concierto anual de la Beca Stanley Clarke con lo recaudado para el fondo. El concierto presenta a Stevie Wonder, Wallace Roney, Bela Fleck, Sheila E., Stewart Copeland, Flea from The Red Hot Chili Peppers, Wayman Tisdale y Marcus Miller.

Hasta el día de hoy Stanley Clarke sigue tan apasionado por la música como ese joven prodigio de Filadelfia con grandes sueños. Su viaje ya ha sido épico e histórico. Sin embargo, está lejos de haber terminado.

Fuente: allaboutjazz.com
Traducción:  DeepL.com/Translator


 

Deja un comentario