Opinion

Día Internacional del Jazz

Día Internacional del Jazz

Se celebra el quinto aniversario de ésta iniciativa propuesta por Herbie Hancock inicialmente a la UNESCO y la ciudad anfitriona es la capital de los EEUU.


“Tras cinco años en los que el evento se celebró en el extranjero, no podemos estar más orgullosos de que este año el jazz regrese a EEUU”, dijo Obama ante una audiencia de 500 invitados y la presencia de Aretha Franklin, Sting, Herbie Hancock,Trombone Shorty, Diana Krall, Al Jarreau, Hugh Masekela, Buddy Guy, Chick Corea, Wayne Shorter y Pat Metheny.

“El jazz nació en EEUU y viajó por el mundo como música de tolerancia, libertad y dignidad humana. Por eso la Unesco creó el Día Internacional del Jazz”, indicó la directora general del organismo, Irina Bokova.

El portal de la organización comenta:

“La capital de los Estados Unidos de (Norte) América organizará una multitud de actuaciones de jazz, iniciativas de servicio comunitario y programas de educación en escuelas, bibliotecas, hospitales, centros comunitarios y centros de artes en toda la ciudad. Washington, D.C. es el lugar de nacimiento del gran pianista de jazz y director de orquesta Duke Ellington. La ciudad ha disfrutado de una floreciente escena del jazz durante el último siglo. El 30 de abril de 2016, Washington, D.C. se unirá a los pueblos, las ciudades y las villas en más de 190 países de los 7 continentes para conmemorar el Día Internacional de Jazz a través de miles de actuaciones y programas.”

A la voz alzada por Hancock se le sumaron, claro está, todas las de los grandes exponentes del género, recientemente uno de los próceres contemporáneos, Wayne Shorter, agregó que “el jazz reduce tensiones entre individuos, grupos y comunidades, que refuerza el papel de la juventud para el cambio social, que fomenta la innovación artística, la improvisación, nuevas formas de expresión, que fomenta el diálogo intercultural”, haciéndose éco de las premisas sostenidas en la declaración oficial del organismo cuales son:

  • El jazz rompe barreras y crea oportunidades para la comprensión mutua y la tolerancia;
  • El jazz es una forma de libertad de expresión;
  • El jazz simboliza la unidad y la paz;
  • El jazz reduce las tensiones entre los individuos, los grupos y las comunidades;
  • El jazz fomenta la igualdad de género;
  • El jazz refuerza el papel que juega la juventud en el cambio social;
  • El jazz promueve la innovación artística, la improvisación y la integración de músicas tradicionales en las formas musicales modernas y
  • El jazz estimula el diálogo intercultural y facilita la integración de jóvenes marginados.

.

Maravillosa ennumeración de las propiedades que tiene no sólo el Jazz sino la música en general, la música es sanadora, integradora y promueve el acercamiento entre las personas y los pueblos. Pero el caso del Jazz es muy particular pues no hay otro género que haya alcanzado éstas metas. Tenemos al Rock, la Música Clásica, que han penetrado cada rincón de la tierra pero que no han perdido su esencia particular por la influencia de los sonidos propios del lugar por donde han caído. El  jazz fué detrás de la Cortina de Hierro cuándo ésta aislaba a ésa parte del mundo del resto, Charles Lloyd fué el primer músico norteamericano en tocar en Moscú en plena Guerra Fria; Dizzi Gillespie era habitué de la isla Cubana por esa misma época, que le costara ser visto por los Servicios como “simpatizante de la causa Cubana” y perseguido por ello, la influencia de los ritmos cubanos cambiarían su interpretación del jazz.

Porqué hoy su penetración se ha expandido exponencialmente? porque en su esencia encontramos libertad de expresión, de creación e improvisación, propiedades que desconocen cualquier frontera, un frente en donde también libró batallas heróicas el Rock. No debemos olvidar tampoco su origen marginal y su lucha que ha estimulado los reclamos de muchos, el desprecio del blanco por tratarse de música de negros, las luchas por sus derechos civiles con batallas perdidas en muchos frentes pero que irónicamente ganaban en éste frente de la mano de sus legendarios comandantes: Charlie, Duke, Dizzie, Miles, Ornette…

Ojala aprendamos, y pronto, las consignas sostenidas no sólo por el jazz sino por la música en general y que la tolerancia y el entendimiento comienzan por algo en apariencia tan inócuo, tan romántico, tan infantil…, y a la vez tan emancipador, tan revelador…


Publicado por Juan Carlos en General, Opinion, Programación, 0 comentarios
La invención de Ornette

La invención de Ornette

Ornette-quartetMe encuentro sentado a la mesa durante la cena de éste último domingo intentado interesar a mi hijo menor de 15 años sobre la magnitud de la perdida de la gigantesca figura de Ornette Coleman. Él apenas despega los ojos de su sandwich de milanesa y cada tanto dispara una miradita entre interesado y piadoso mientras mi esposa no para de reirse en un ataque incontenible preguntandome que había tomado!!

Porque no se trata exclusivamente de la perdida de un músico de jazz, se trata de la perdida de un testigo privilegiado de una época de efervescencia desde muchos planos: los ideales políticos, los movimientos sociales, los culturales… Y no un testigo pasivo de una época gloriosa en muchos sentidos, sino una pieza clave en el desarrollo de un movimiento que empujó a la compungida lucha por los derechos civiles en su propio país. Una desesperada búsqueda por redefinir el concepto de libertad aparentemente solo disponible para un selecto grupo de hombres blancos en un país que sostiene de forma hipócrita su condición de paladín de la libertad y los derechos civiles, consagró el nacimiento de un movimiento que enarbolaba las banderas de la libre expresión.

“Más que un movimiento, una declaración de principios…”

De ahí que Ornette merece que lo ubiquemos en un contexto mucho más amplio que lo meramente musical que de por sí constituye una enormidad. La revolución gestada por el saxofonista fué su declaración de principios escrita por su esperanzadora búsqueda de un destino diferente, el grito anticipado de algunos de los movimientos populares en su país como el rechazo masivo de los jóvenes hacia la Guerra de Vietnam, la lucha por la igualdad de oportunidades, el fin de la discriminación racial…

La inconformidad, la incomodidad hacen que cualquiera busque un cambio hacia una posición mejorada y de éso Ornette tenía para hacer dulce, buscó romper con lo establecido y forjarse un destino con nombre propio y a la vez común a todos los sometidos, lo llamó simplemente Free nada más elemental y a la vez universal. Una revolución con armas de plástico y mente de genial estratega que supo como tal, aguantar el asedio y las burlas de sus colegas quienes no soportaban su música como la loca idea de que Ornette tocara con un saxo de plástico!!. A ésta locura se sumaron luego el cornetista Don Cherry quien también tocaba su corneta de plástico, el genial y recordado Charlie Haden y los bateristas Billy Higgins y Ed Blackwell.

Al tiempo en que Ornette ajustaba su invención y la fortalecía Martin Luther King decía ante una multitud “I have a dream”, se encendía la Cultura Hippie, la Beatlemanía, el Mayo Francés, la Primavera de Praga…, y su lugarteniente, el comandante Miles movía sus piezas con otro gran invento: el Jazz-Rock.

La globalización y el consumismo, la cultura de la inmediatez, las idéas de 140 caracteres, favorecieron el vacio intelectual en el que se ha sumergido buena parte de nuestros jóvenes, de nuestros hijos. Duró apenas unos minutos mi avanzada histórica sobre mi hijo quien apenas deborado su sandwich disparó hacia su habitación, ya tendré otras oportunidades de retomar la charla quizá no hablandole de Jazz, del Free y sus héroes. Una vez siendo muy chiquito dijo al aire en una de nuestras emisiones “El jas es una porquería…” y todavía lo piensa, pero pronto descubrirá que no se trata solo de notas musicales sino de la incontenible necesidad de expresarse sin ataduras ni condicionamientos, de ser libre…, de ser FREE…


Publicado por Juan Carlos en Opinion, Programación, 0 comentarios