Opinion

A 33 años del horror

A 33 años de una mañana que anunciaba el horror que pocos imaginaban que vendria, aquellos esperanzados en hacer sus propios negocios tal vez tampoco imaginaban la sangre que cubriria sus conquistas…

En el llano la gente comun como yo y mis amigos, la escuela, la iglesia del barrio, el Padre Pepe muy comprometido con los mas necesitados, y el muy concurrido grupo de Scout con sus Lobatos entre los que se encontraban muchos de mis amigos a las ordenes del padre Pepe ocupandose de las necesidades de la comunidad.

Ese fue su gran y subversivo error, ocuparse de los necesitados, alzar la voz, “enfrentarse al nuevo orden”… El padre Pepe zafo de la bomba que destruyo su casa lindante con la mia pues esa noche no se encontraba, luego supe que emigro a España, misma suerte no corrieron mis amigos que fueron  algunos secuestrados y luego “muertos en combate”, otros perseguidos y encarcelados…

Si yo escribo esto hoy es porque mis padres me enviaban a otra iglesia cuadras abajo, nunca me inscribi como Lobato, los veia pasar en fila cantando camino de sus  actividades, solo nos juntabamos a patear en el potrero de la esquina. Dios quiso que esa noche permaneciera en mi cama  cuando despierto con alguien apuntandome a la cabeza asegurandose  que no me moviera, mientras mi padre hacia lo posible para explicar el origen de  un revolver heredado de mi abuelo que nunca uso. Buscaban conexiones tal vez, no se…, se fueron y todos permanecimos en casa…, no ocurrio lo mismo con mis amigos.

No pasa fecha como esta, ni momento en el que vuelvo por el barrio para dedicarle mis recuerdos a aquellos que no estan, a los perseguidos, a sus familias.

Mil perdones por no haber podido ayudar…

Publicado por Juan Carlos en Opinion, 0 comentarios

La bella y la bestia…

Como se sabe la musica calma las bestias y asume un papel conciliador durante epocas y momentos dificiles, me viene a la mente una excelente fotografia que una vez hace mucho tiempo vi en una revista: musicos clasicos tocando en los jardines de un hotel en llamas ante la mirada calma de los infortunados pasajeros del hotel siniestrado vestidos con lo que pudieron manotear, entre los que se encontraban tambien los integrantes de la orquesta.

Se me ocurre esto pensando en los actuales momentos de crisis durante los cuales todos nos ajustamos el cinturon y sin embargo alentamos las esperanzas y no perdemos la fe en que en el menor tiempo posible se produzca otro de esos milagros: un grupo de musicos con un fondo de llamas nos susurre (o nos grite) aquellas melodias que nos permita ver el desastre desde una perspectiva mas calma y reflexiva.

El amor (y la musica) todo lo pueden… Y es cierto!!, solo que hoy tal estrategia no goza de la popularidad ni de la operatividad necesarias para lograrlo. Suena poco racional y serio pensar asi, no?, pero diganme que suena o se ve racional o serio e inteligente por estos dias o por estos años…? Seguramente a nuestro badboy Jorgito Bush no le cantaron de niño y le enseñaron a apagar las llamas con nafta…  Desde estas tierras tan propensas  a recibir recetas experimentales, para mister Obama tenemos una, “la receta” divulgada y defendida con furor por nuestro Roberto Galan: “Hay que besarse mas..!!”, aunque el ya conoce otra quiza de otro sabor pero de similares ingredientes, la predicada por su hermano Martin Luther King.

Hablando de King, uno de los notables ejemplos sobre esto que la musica calma las fieras, es lo ocurrido en Boston, EEUU, el dia despues del asesinato del reverendo icono de la lucha por los derechos civiles en su pais. Mientras el pais se incendiaba por los disturbios de los seguidores de King, enajenados y enfurecidos por el brutal asesinato de su lider, otro luchador por los derechos civiles y estrella del soul, el “padrino del soul” James Brown llevo adelante un concierto ya pactado con las autoridades de la ciudad. Es justo aclarar que uno de los aciertos de esa noche en procura de evitar disturbios en la ciudad fue la televisacion del show, quienes no fueron al estadio esa noche siguieron por tv la presentacion de James Brown quien en todo momento pidio cordura y calma brindando su show en homenaje al lider. Esa noche no hubo un solo disturbio en la ciudad, todo el mundo estaba en casa frente a la tele o en el estadio. El documental “The Night James Brown Saved Boston” (que pude ver por tv no hace mucho), narra lo sucedido esa noche.

Sea como fuere siempre las largas palabras asfixian y uno se incomoda, asi que mejor que suene la musica…!!! o lo que es mejor, las palabras hechas musica. He ahi nuestro compromiso y nuestro pequeño aporte en procura de mitigar la tormenta, la propia y la ajena si las hubiera, si no la de prolongar y embellecer el paisaje…

Publicado por Juan Carlos en Opinion, 0 comentarios