Noticias

Murió Randy Weston, un verdadero innovador y visionario

Murió Randy Weston, un verdadero innovador y visionario

Murió el sábado 1° en Nueva York, a los 92 años, el pianista y compositor Randy Weston, una figura ineludible del jazz contemporáneo. Vanguardista, desarrolló una voz propia a partir de su contacto con la música africana.

Su historia es una de las mejores radiografías de la “Florencia del jazz”, Nueva York. Nació el 6 de abril de 1926 en Brooklyn, un vecindario en el que creció rodeado de músicos como Max Roach, Cecil Payne, Duke Jordan y Wynton Kelly, su primo. Ese ambiente cargado de una impresionante energía artística lo llevó a tomar clases con el principal monje del bop, Thelonious Monk, quien fue sin duda su mayor influencia.

Cuando conoció su evangelio, Weston salió a escena. Desde sus comienzos, con discos como Gett Happy (1955), lució su enorme talento como un virtuoso del instrumento y un compositor de calidad, que quedó en evidencia con temas como Hi-Fly, Little Niles o Pam’s Waltz.

Aunque encontró su lugar en la difícil escena neoyorquina, Weston sintió desde el comienzo el llamado de sus raíces. Ya en los años ’60 viajó a Marruecos, desde donde comenzó a investigar los orígenes de la música negra. “Mi primera composición dedicada al Africa fue Zulú, en 1954. El interés estaba desde mucho antes de viajar”, reveló durante una entrevista.

“Weston tiene el sonido más grande de todos los pianistas de jazz desde Ellington y Monk, así como el ritmo más rico e inventivo, pero su arte es más que proyección y tiempo, es el resultado de una inteligencia estudiosa e inspirada…, una inteligencia que está creando una nueva síntesis de elementos africanos con la técnica del jazz”. Stanley Crouch

Sus influencias fueron el blues y el jazz que enriqueció con Africa y que tradujo a través de trabajos como Highlifwe (1963), Monterey ’66 (1966), o Blues To Africa (1974). Su música conjugaba fluidamente el espíritu afroamericano con las raíces africanas, el soul-jazz y el funk: una amalgama riquísima en matices rítmicos y melodías.

Hacia fines de la década del ’80, Weston recobró impulso con trabajos de un genuino eclecticismo, esencialmente a través de dos discos hermosos como la trilogía Portrait (dedicado a Duke Ellington, Monk y con composiciones de su cuño) y el doble The Spirit On Our Ancestors, acompañado por el grupo marroquí Gnawa Musicians Of Morocco, quizás el mejor trabajo en reunir al blues con sus orígenes africanos.

Su audacia como compositor mantuvo su vigencia en discos como Spirit! The Power Of Music (1999), Nuit Africaine (2003) y el álbum en vivo The Storyteller (2009), un trabajo de una fuerza y elegancia sorprendentes, que presentó en el Lincoln Center.

Con 83 años, Weston seguía siendo un artista potente y de una honestidad a prueba de modas. Siguió tocando y componiendo: The Roots Of The Blues (2013), con el saxofonista Billy Harper, y The African Nubian Suite (2016), donde homenajeaba al continente negro como lugar de nacimiento de la humanidad. Unos meses atrás lanzó su último trabajo, Sound, de piano solo.

“La música es un arte secreto, un lenguaje planetario que nos permite acercarnos más allá de las razas y de las religiones”, declaró cuando vino a tocar a Buenos Aires en octubre de 2008. Los testigos de esos dos conciertos -uno con el sexteto y el otro en solitario- en el Teatro Coliseo pueden dar fe de que su música era energía y celebración.

Fuente: clarin.com  /// randyweston.info

Publicado por Juan Carlos en Noticias, Programación, 0 comentarios
Adiós a la Reina del Soul, murió Aretha Franklin

Adiós a la Reina del Soul, murió Aretha Franklin


La Dama del Soul, la Reina del Soul, la gran diva de la edad de oro del Góspel y del Soul, la Mujer Maravilla, la gran defensora de los derechos raciales y de la liberación femenina, falleció a los 76 años victima de un cáncer de pancreas…


Aretha Louise Franklin, la Reina del Soul, fue una de las máximas exponentes del género y una de las más grandes transmisoras de góspel de todos los tiempos, así como una de las artistas más influyentes en la música contemporánea.

A mediados de la década de 1960 se consolidó como estrella femenina del soul, algo que usó en favor de los derechos raciales en Estados Unidos, siendo un elemento influyente dentro del movimiento racial y de la liberación femenina. En 1987, Franklin se convierte en la primera mujer en entrar en el Rock and Roll Hall of Fame.

Fue seleccionada en el primer lugar de los Los 100 cantantes más grandes de todos los tiempos según Rolling Stone en 2008.? Además, la misma publicación la catalogó en el lugar (23º) de mejores artistas, del listado 100 Grandes Artistas.

Las raíces góspel de Franklin fueron una de las huellas más personales e influyentes en su carrera. Con sus hermanas Carolyn Franklin y Erma Franklin (ambas mantuvieron también carreras en solitario) cantaba en la Iglesia Bautista de Detroit (New Bethel Baptist Church), fundada y regentada por su padre, C. L. Franklin, un predicador baptista, apodado “La voz del millón de dólares” y uno de los principales confidentes del líder Martin Luther King. Aretha pasó toda su infancia dentro de este ambiente góspel y rodeada de voces del jazz como Dinah Washington y Ella Fitzgerald. Con tan solo 14 años hizo su primera grabación para el sello JVB/Battle Records, luego reeditado por Checker, The gospel soul of Aretha Franklin, en el que se podían oír composiciones góspel con un potente sonido soul, lleno de melodías a piano, instrumento que dominaba desde su infancia. En 1960, viajó hasta Nueva York para tomar clases de técnica vocal y danza. En este tiempo, empezó a grabar demos para enviar a las discográficas.

Tras un tiempo en el que Aretha comenzó a ser considerada una joven prodigio, se comentaba que Motown estaba interesada en ficharla, pero finalmente firmó con el sello Columbia Records, bajo la dirección de John Hammond. Aretha entró en Columbia como una artista soul, pero con el tiempo, la compañía comenzó a adentrarla en su catálogo de jazz, como se demuestra en Unforgettable: a tribute to Dinah Washington (1964), en el que rinde homenaje a una de sus grandes ídolos. Aretha no estaba de acuerdo con esta guía, ya que se sentía como una artista soul y no como una dama del jazz, aunque en esa época se pudo comprobar la versatilidad musical que poseía y en donde se pueden encontrar muchas de sus más bellas melodías como por ejemplo “Sweet bitter love”, «Skylark», «Try a little Tenderness» y muchas otras. Esto fue lo que motivo la salida por decisión propia de Aretha en 1964.

Cuando Aretha abandonó Columbia para fichar por la compañía discográfica Atlantic Records, el productor Jerry Wexler se propuso sacarle todo el soul que llevaba dentro. El primer single que grabó para Atlantic Records fue «I never loved a man the way I love you», para lo que contaron con el acompañamiento de la Muscle Shoals Rhythm Section, en Alabama. Este tema ha sido avalado por muchos críticos como una de las grandes canciones del soul, y la revista Rolling Stone escribió: «Franklin ha grabado su versión de la maravilla soul, un lamento sobre qué-mal-me-has-tratado, con la Muscle Shoals Rhythm Section, unos chicos blancos de Alabama».

El single irrumpió en todas las radios, pero aún lo harían con mucha más fuerza «Respect» –versión de la canción que Otis Redding había grabado en 1965– con el cual Aretha se consagraba definitivamente. La canción se grabó en los estudios de Atlantic, en Nueva York, el 14 de febrero de 1967. A la versión original de Redding se le añadió un puente y un solo de saxo, de la mano de King Curtis; también se le añadieron los cambios de acordes del tema “When something is wrong with my baby”, de Sam & Dave.

En 1968 lanzó Lady soul, con el que volvería a conocer el éxito masivo. El disco contenía éxitos de la música soul como “Chain of fools”, “A natural woman” o “Ain’t no way”. También había colaboraciones de Eric Clapton en el tema “Good to me as I am to you”, temas de Ray Charles “Come back baby”, James Brown “Money won’t change you” y el clásico de Curtis Mayfield, “People get ready”. Seis meses después, se lanzó Aretha now, que continuaba una cadena de éxitos con “Think” y el popular tema de Burt Bacharach “I say a little prayer”, y que con anterioridad había interpretado Dionne Warwick. En 1969, el álbum Soul’69 cerraba la década con el éxito de los singles “River’s invitation” y “Bring it on home to me”.

A finales de la década de los 60 y principios de los 70, Aretha empezó a hacer versiones de temas rock, pop y soul que ya habían sido grandes éxitos; entre ellos, temas de The Beatles como “Let it be” o “Eleanor Rigby”, y de Simon & Garfunkel, como su versión tan famosa como la original de “Bridge over troubled water”; o artistas soul como Sam Cooke o The Drifters.

En 1970 editó dos álbumes. El primero fue This Girl’s in Love With You, un álbum cargado de versiones: “Share Your Love With Me”, de Bobby Blue Band, el ya múltiplemente versionado “Son of a Preacher Man”, los éxitos de The Beatles “Let it be” y “Eleanor Rigby”. Hasta este momento, Aretha seguía haciendo su soul sesentero, con tan solo algunas variaciones como la inclusión de versiones de temas rock; pero, en 1971, con “Young, gifted and black”, su sonido empezó a adecuarse a los 70, con un sonido que precedía a la música disco y la inclusión de nuevos ritmos, además de una nueva imagen.

En 1972, llegó el primer álbum totalmente góspel de su carrera, grabado en directo junto a The Southern California Community Choir y James Cleveland. De este disco son famosas su versiones gospel de “You’ve got a friend”, “Wholy Holy” de Marvin Gaye, “How I got Over” de Clara Ward o la tradicional “Precious memories”.

Un año después, en 1973, llegó Hey Now Hey (The Other Side of the Sky), el último álbum de Aretha antes de sucumbir casi totalmente a la música disco. Aparte de hits como “Angel” (compuesta por Carolyn Franklin), “Somewhere” (del compositor y pianista Leonard Bernstein) o “Master of Eyes (The Deepness of Your Eyes)” (escrita por Aretha y Bernice Hart), uno de los mayores impactos que produjo el álbum fue por su original y extraña portada. “Let Me in Your Life”, de 1974, mostraba una nueva imagen de Aretha, con una portada en la que ya aparecía como una “diva”, envuelta en un abrigo de piel. Seguía sonando a soul, pero su inclusión en la música disco era cada vez mayor.

Con “You”, en 1975, llegó la caída momentánea; era un álbum en el que el esplendor vocal continuaba, pero la producción y composición no tenían nada que ver con lo anteriormente hecho, y de ahí que solo se escuchara por muy poco tiempo el primer single, “It Only Happens (When I Look At You)”. Pero, tras un año de trabajo, Aretha se cruzó en el camino de Curtis Mayfield y junto a él creó la banda sonora de la película Sparkle, con lo que la cantante recuperaba en cierta forma su estatus musical. El single “Sparkle” fue un genial hit; “Giving Him Something He Can Feel” se convertía en un himno; y “Jump to it” rompía en las pistas de baile. Parte del éxito del disco fue por las letras creadas por Mayfield, además de por una buena producción y los coros de Kitty Haywood Singers.

Aretha cerró la década con un álbum que llevaba por nombre aquello que en cierta manera le había hecho caer, La diva (1979), en el cual se incluían temas escritos por la propia Aretha como “Ladies Only”, “Only star”, “I was made for you” o “Honey I need your love”, de los que ninguno consiguió éxito. Este declive musical se debía sobre todo a la producción de sus álbumes, a la mala promoción y al poco empeño por parte de Atlantic en la carrera de Aretha; por lo que, en 1979, decidió abandonar la compañía para firmar con Arista y el productor Clive Davis.

El 25 de octubre de 1980 comienza una nueva etapa para Aretha Franklin; ese día, se lanza su primer álbum en Arista, Aretha. El álbum fue producido por Clive Davis y Chuck Jackson, y la promoción fue muy amplia, ya que ella era la primera artista importante que esta discográfica llevaba. Hay versiones, al igual que hizo años antes, pero esta vez con un sonido bastante más pop, y totalmente acorde con los 80; entre estas versiones, están “What a Fool Believes”, de The Doobie Brothers y “I Can’t Turn You Loose” Otis Redding. El mayor hit extraído del disco fue el tema “United together”.

En 1985, Aretha vino con un álbum mucho más pop, Who’s Zoomin’ Who?. Puesto que la carrera de Luther Vandross por este tiempo tomaba sus propias riendas como solista, el trabajo de composición que realizó en los dos últimos álbumes, en este lo hacía Narada Michael Walden. Este álbum fue hasta el momento el más laureado de Aretha en la compañía.

Tras dos años de descanso, en 1989 editó Through the storm, un álbum en el que se incluían duetos con grandes estrellas del momento: “Through the storm” con Elton John, “It isn’t, it wasn’t, it ain’t never gonna be” con Whitney Houston, “Gimme your love” junto a James Brown y “If ever a love there was” en compañía de The Four Tops y Kenny G. El trabajo y la presencia en los escenarios de Aretha ya empezaba a ser menos constante, y sus álbumes no eran tan frecuentes como antes. En 1991 lanzó “What you see is what you sweat”, del que salieron tres singles con alguna repercusión: “Everyday people”, “Someone else’s eyes” y “Every changing times” con Michael McDonald. En el álbum se incluye también la versión de “I dreamed a dream” que cantaría ante Bill Clinton. Contenía también un tema junto a Luther Vandross “Doctor’s orders”. Tras este álbum Aretha tardaría más de siete años en editar un álbum con temas nuevos, pero su paseo por los escenarios nunca cesó.

En 1993 y en 1997 cantó en las ceremonias de apertura del gobierno de Bill Clinton; y en 1995 recibiría un Grammy por toda su carrera. También en esa época grabó un dueto con Frank Sinatra, “What Now My Love”. En 1998 demostró que era una de las estrellas de la música de nuestro siglo en el espectáculo de VH1, Divas Live, donde actuó con algunas de las artistas que habían roto las listas de ventas en la última década como Mariah Carey, Céline Dion o Shania Twain. “The Queen of Soul”, con tan solo dos actuaciones se convirtió en la estrella de la gala, rindiendo al público a sus pies.

A finales de los ’90, Aretha se había trasladado de forma definitiva a Detroit y hablaba de comenzar a formar una discográfica propia. Uno de los principales motivos de esto era el promover las carreras musicales de sus hijos: Kecalf Cunningham, Eddy Richards y Teddy Richards.

En 1998 lanzó A rose is still a rose, producido por P. Diddy y Lauryn Hill; siendo el primer álbum de Aretha dentro del R&B contemporáneo y el neo soul, con tendencias hip-hop. En 2003 volvió con “So damn happy”, colaborando con Mary J. Blige y con un sonido totalmente neo soul que en cierta forma volvía a sus raíces. Desde entonces está embarcada en el tour “The Queen Is On”, que la lleva por todo Estados Unidos con gran éxito.

En 2007 estaba previsto el lanzamiento de A woman falling out of love, el primer álbum editado en Aretha Records, y en el que colaborarían artistas gospel como Shirley Caesar o The Clark Sisters, Fantasia Barrino y la estrella del country-pop Faith Hill; pero aún se está a la espera de confirmación de una nueva fecha para el lanzamiento. En noviembre de 2007 lanza Jewels in the Crown of the Queen, un álbum de duetos, que incluye dos temas nuevos con Fantasia Barrino y John Legend, y en el cual aparecen colaboraciones anteriores con artistas como Whitney Houston, George Michael, George Benson, Luther Vandross o Mary J. Blige. Al mismo tiempo comienza a realizar castings para encontrar cantantes para encarnar su vida en un musical autobiográfico, rumoreándose que algunas de las posibles podrían ser Jennifer Hudson o Fantasia Barrino.

En 2008 ha sido elegida como personaje Musicales del año en el 50 Aniversario de los Premios Grammy, en los cuales ha conseguido su vigésimo galardón gracias al dueto con Mary J. Blige, “You never gonna change my faith”. También durante 2008 ha grabado el tema promocional de una empresa privada titulado “Stand up yourself”, el cual al mismo tiempo sirve como adelanto para el álbum que prepara.

Aretha Franklin falleció el 16 de agosto de 2018 en su residencia de Michigan. La leyenda del soul Aretha Franklin, ganadora de varios premios Grammy, falleció a los 76 años tras una larga batalla contra un cáncer de páncreas. La triste noticia la confirmó su representante, Gwendolyn Quinn. Quinn indicó que Franklin murió este jueves a las 9:50 a.m. en su residencia ubicada en Detroit. “En uno de los momentos más oscuros de nuestras vidas, no podemos expresar el dolor en nuestro corazón. Hemos perdido a la matriarca y al rock de nuestra familia “, expresó la familia en un comunicado.

Fuente: wikipedia.org


 

Publicado por Juan Carlos en News, Noticias, Programación, 0 comentarios