Ernie Watts | oct 23, 1945

Ernie Watts ::: Oct 23, 1945

Ernie Watts, ganador de dos premios Grammy, es uno de los saxofonistas más versátiles y prolíficos de la escena musical. En una carrera diversa que ha durado más de treinta años, ha aparecido en más de 500 grabaciones de artistas que van desde Cannonball Adderley hasta Frank Zappa, siempre exhibiendo su inolvidable sonido de marca registrada.

Después de 18 discos en solitario para una variedad de sellos discográficos, grandes y pequeños, Watts comenzó Flying Dolphin Records, una compañía que dirige con su esposa Patricia. Flying Dolphin (distribuido por Burnside Distribution Corp.) comienza un nuevo capítulo para la expresión creativa del artista. «He estado de gira y grabando durante más de 30 años en todo tipo de escenarios musicales. He llegado a un punto en mi vida y en mi carrera en el que necesito hacer música a mi manera. Comenzar mi propio sello me dio un nuevo sentido de libertad».

«Analog Man» (2007) es su último trabajo, grabado con su cuarteto europeo, un grupo cohesionado de destacados jugadores que han estado de gira juntos desde 1999. La pasión y el compromiso del artista por el jazz acústico es evidente en este disco. Watts y su cuarteto exploran un nuevo terreno a través de la fuerza de sus voces individuales, a la vez que demuestran constantemente la unidad musical del grupo. Desde el funky hard-bop groove del tema del título hasta la soprano melódica de «Paseando», el talento de amplio espectro de Watts se ha hecho realidad. Watts aporta muchas canciones originales a la sesión y también muestra su aptitud para encontrar versiones que su cuarteto pueda interpretar de forma impresionante. La visión del cuarteto sobre el clásico «Joshua» de Victor Feldman demuestra el continuo diálogo entre los músicos. El CD se cierra con otra oración matutina original, una pieza meditativa que funde el tenor y la campana del templo birmano, los únicos instrumentos de la canción.

«Spirit Song» (2005), que precedió a «Analog Man», fue la primera grabación de estudio de Watts como líder desde el lanzamiento de «Classic Moods» (JVC) en 1999. En el tema del título, comienza la historia de la canción en la flauta Spirit Flute de madera hecha a mano, y lleva el tema inquietante más allá en el saxofón tenor, más profundo y rico en jazz, y luego lo lleva de vuelta a la suave flauta al final. «El título Spirit Song se refiere a algo más que a la flauta Spirit Flute utilizada para enmarcar la pista 9», reflexiona Watts. «Significa un Espíritu más amplio y superior, que se expresa en la música y en todos los aspectos de nosotros mismos, que nos conecta a todos indeleblemente, sin importar el lugar de nacimiento que tengamos o la vida que hayamos vivido.» Antes de «Spirit Song», Flying Dolphin lanzó Ernie Watts Quartet ALIVE (2004) grabado en vivo en Alemania. A lo largo de su larga y fructífera carrera, no ha realizado previamente una grabación en directo propia, capturando una actuación escénica sin edición ni sobregrabaciones. La oportunidad de escuchar a Watts a pleno calor en medio de su propia música es una ocasión especial, sólo disponible antes para el público de sus conciertos. Todos los lanzamientos de Flying Dolphin están disponibles en los conciertos de Watts y en el sitio del artista www.erniewatts.com (a través de CDBaby.com).

Watts comenzó a tocar el saxofón a los 13 años. Acompañó a un amigo que se estaba matriculando en el programa de música de la escuela local, y también se encontró llevando un instrumento a casa. «Yo era un emprendedor, nadie tenía que decirme que practicara», recuerda Watts. Su disciplina combinada con el talento natural comenzó a dar forma a su vida. Ganó una beca para la Escuela de Música de Wilmington en Delaware, donde estudió música clásica y técnica. Aunque no tenían un programa de jazz, su madre le dio la chispa dándole su propio tocadiscos para Navidad e inscribiéndolo en un club de música. Esa primera selección promocional del club de grabación resultó ser el nuevo álbum de Miles Davis Kind of Blue. «Cuando escuché por primera vez a John Coltrane, fue como si alguien me hubiera metido la mano en un enchufe de luz», dice Watts. Comenzó a aprender jazz de oído, a menudo quedándose dormido por la noche escuchando un montón de discos de Coltrane. Aunque se inscribió brevemente en la Universidad de West Chester en la educación musical, pronto ganó una beca Downbeat en el Berklee College of Music de Boston, reconocido por el jazz

Cuando Gene Quill dejó la Big Band de Buddy Rich, se le pidió al trombonista Phil Wilson (un educador de Berklee) que recomendara un reemplazo; un joven Ernie Watts consiguió el trabajo. Dejó Berklee para ir a ese importante lugar, permaneciendo con Rich de 1966 a 1968 y recorriendo el mundo. Watts se mudó a Los Ángeles y comenzó a trabajar en las grandes bandas de Gerald Wilson y Oliver Nelson. Con la banda de Nelson, Watts visitó África en una gira del Departamento de Estado de Estados Unidos en 1969. Tocaron en Chad, Níger, Malí, Senegal y la República del Congo, lo que incluyó la oportunidad de conocer y tocar con los músicos africanos locales. Recordando la experiencia, Watts recuerda a África como «una tierra sin tiempo». «Fue increíble tocar en un concierto patrocinado por el gobierno por la noche, luego dar un paseo a la mañana siguiente y ver una caravana de camellos que venía del desierto, cargada de gigantescos bloques de sal. Eso había estado sucediendo durante miles de años! Caminando hacia el desierto por la noche, sentí la tremenda tranquilidad allí, algo que nunca había experimentado antes, o desde entonces». Fue también con Oliver Nelson que Watts tuvo la ocasión de grabar con el legendario Thelonious Monk en Monk’s Blues (Columbia).

Durante los años setenta y ochenta, Watts se vio inmerso en la ajetreada escena de producción de Los Ángeles. El sonido característico de Watts se escuchó en innumerables programas de televisión y partituras de películas, casi todas las primeras sesiones de West Coast Motown, y con estrellas del pop como Aretha Franklin y Steely Dan. Aunque el género de la música pop puso límites estrechos a su actuación, las sesiones de estudio le permitieron a Watts la oportunidad de perfeccionar y refinar constantemente su tono. Después de años en los estudios, la pasión de Watts por el jazz acústico nunca le abandonó. Al final de un largo día de sesiones, se le escuchaba con frecuencia tocando jazz ardiente en clubes nocturnos de Los Ángeles.

En 1983, el compositor Michel Colombier escribió una pieza orquestal titulada «Nightbird» para Watts. En la presentación inaugural de la obra en el Dorothy Chandler Pavilion de Los Ángeles, Charlie Haden vino a los bastidores para presentarse. El encuentro llevó a Watts a tocar con la Orquesta de Música de Liberación de Haden, y a realizar giras con el Cuarteto Especial de Pat Metheny, que incluyó a Haden.

La gira de Watts con el grupo de Metheny a finales de la década de 1980 lo encontró en un triple cartel con Sun Ra y la Miles Davis Band (en la última gira de Davis), un punto de inflexión para el artista. «La energía seria de la música de Pat me convenció para que me comprometiera con este nivel de interpretación. Cada noche también absorbía Sun Ra y Miles y no podía negar el poder que sentía en la música». Watts es miembro fundador del aclamado Cuarteto West de Haden (con el que ha estado de gira y grabando durante casi veinte años), y su trabajo para el sello japonés JVC Music sigue demostrando su talento y compromiso con el mundo del jazz.

Sus cuatro grabaciones para JVC Music son algunas de las mejores de su extensa carrera. Para estos proyectos, se rodeó de varios de sus jugadores favoritos: Jack DeJohnette, Arturo Sandoval, Kenny Barron, Mulgrew Miller, Eddie Gómez, Jimmy Cobb y Marc Whitfield. La música abarcaba tanto clásicos del jazz como nuevas piezas de Watts. Entre su paso por JVC y la creación de su propio sello Flying Dolphin, Watts grabó Reflections, un proyecto paralelo con su amigo y compañero músico Ron Feuer. Este dúo de 2003 presenta serenas baladas para saxofón y piano y ejemplifica el tono fluido de Watts.

La ecléctica mezcla de actividades profesionales de Watts ha incluido Jazz en el Kennedy Center para Billy Taylor, así como giras con Gene Harris y su última grabación, Alley Cats (en vivo en el Jazz Alley de Seattle). Un año típico encuentra a Watts viajando por Europa con su propio cuarteto, en Asia como artista invitado y actuando en festivales de verano por toda Norteamérica y Europa. Como educador experto, continúa su compromiso con la educación musical dirigiendo talleres para estudiantes y ha compilado una colección de arreglos orquestales para apariciones como solista invitado con sinfonías. Y de vez en cuando hay un «concierto en casa» con el Cuarteto Ernie Watts en Los Ángeles, donde todavía tiene su base.

La alegría que encontró en el jazz de joven, ahora enriquecida por la experiencia, sigue siendo la de hoy. Watts lo resume así: «Veo la música como el vínculo común que tiene el potencial de unir a todas las personas en paz y armonía. Todas las cosas en el mundo físico tienen vibración; la música que elijo para tocar es la vibración de energía que toca el vínculo común en las personas. Creo que la música es Dios cantando a través de mí, una energía para el bien».

Fuente: erniewatts.com

Deja un comentario