David Sánchez

David Sánchez ::: Sept 9, 1968

El ganador del GRAMMY® David Sánchez es reconocido en todo el mundo como uno de los mejores saxofonistas de su generación. Su dominio del instrumento es innegable y su sonido inconfundible. Combine eso con el profundo conocimiento de Sánchez sobre el jazz y la música latina, y las tradiciones que los moldean, y los resultados son extraordinarios.

En una reseña, el mundialmente reconocido escritor y crítico de jazz Howard Reich saludó al líder de la banda diciendo: «La destreza de Sánchez en el saxofón se corresponde con la profundidad intelectual de su concepto y sus composiciones». Reich también ha señalado: «Técnicamente, tonalmente y creativamente, parece que lo tiene todo. Grabaciones como «The Departure» (1994), «Sketches of Dreams» (1995), «Obsesión» (1998) y «Cultural Survival» (2008) mostraron a Sánchez fusionando la sintaxis del jazz con los dialectos musicales de su Puerto Rico natal y otras fuentes caribeñas y latinoamericanas. Las influencias de la música folklórica puertorriqueña se pueden escuchar claramente en «Street Scenes» (1996), su álbum debut en Sony/Columbia. Cortes de Bomba y Plena también son evidentes en «Obsesión» (1998) y «Melaza» (2000), ambas producidas por el gran saxofonista Branford Marsalis, así como en «Travesía» (2001), la primera grabación de Sánchez totalmente autoproducida.

Fue otra grabación, «Coral», la que le valió a David su quinta nominación al premio GRAMMY® y su primer premio Grammy Latino al Mejor Álbum Instrumental en 2005. Este álbum presenta orquestaciones y arreglos del prolífico compositor argentino Carlos Franzetti con la Filarmónica de la Ciudad de Praga. El álbum muestra composiciones de Héctor Villa-Lobos, Antonio Carlos Jobim, Alberto Ginastera, Franzetti y Sánchez. All Music.comobserves «Sánchez está preparado para ocupar su lugar entre los grandes músicos de jazz que siguen ofreciendo a su público una importante visión personal y musical». Coral’ es una necesidad para cualquier colección de discos de jazz o de música clásica».

«Cultural Survival», el debut de David en 2008 en Concord Records, le valió al artista su sexta nominación al premio GRAMMY®. Dos años después, Sánchez, Stefon Harris y Christian Scott se unieron para el «Proyecto de las Noventa Millas». El exitoso álbum y el documental fueron grabados en La Habana y en ellos participaron no sólo los tres directores de orquesta, sino también algunos de los mejores músicos de Cuba. El escritor musical del JAZZ Times Michael J. West señaló: «El saxofonista es la verdadera estrella: Es exquisito en «The Forgotten Ones», un dúo de baladas con Harris, y ofrece romance sobre «This Too» e intriga oscura en la nueva melodía del álbum, «Paradise Found». El proyecto se convertiría más tarde en The Ninety Miles Band, donde Harris y Sánchez seguirían desarrollando su singular asociación musical.

Sánchez continúa girando por el mundo como director de orquesta, llevando su mezcla de jazz convencional con influencias panafricanas a audiencias de todo el mundo. Lo más reciente que ha finalizado es su próxima y muy esperada grabación, «Carib» (2018), con composiciones originales inspiradas en melodías y ritmos provenientes de la tradición afropuertorriqueña y haitiana. Dos piezas de esta grabación, «Canto» y «El tema de Fernando», aparecen en la banda sonora de la película «Windows on The World» de Robert Mailer Anderson.

Al mismo tiempo, también es miembro del Colectivo SFJazz, un octeto de estrellas que representa a la institución SFJAZZ. El Colectivo ha sido uno de los grupos más prolíficos de la última década. Es reconocida por sus músicos estelares, sus composiciones revolucionarias y sus innovadoras interpretaciones de la música de algunos de los artistas más influyentes del mundo. La sensibilidad musical única de Sánchez se remonta a su hogar, Puerto Rico, donde comenzó a tocar la percusión y la batería a la edad de 8 años.

Unos años más tarde, emigró al saxofón tenor. Como becario de la prestigiosa Escuela Libre de Música de San Juan, se dedicó a la flauta, el clarinete y el saxofón soprano con los maestros Angel Marrero y Leslie López. Los ritmos de Bomba y Plena de su tierra natal, junto con las tradiciones cubanas, caribeñas y brasileñas, fueron una de las mayores influencias en el gusto por la música de Sánchez. Pero pronto los maestros del jazz como Sonny Rollins, Dexter Gordon y John Coltrane dominarían su oído y su imaginación. Charlie Parker, Lester Young, Wayne Shorter y Joe Henderson también han sido influencias importantes. En 1988 Sánchez audicionó y obtuvo una beca de música en la Universidad de Rutgers. Dice que «estudiar con maestros como Kenny Barron, Ted Dunbar, Larry Ridley, entre otros, fue una verdadera bendición». Pronto se sumergió en la agitada escena del jazz neoyorquino y fue rápidamente reclutado para una gira con el gigante del piano y mentor Eddie Palmieri. También actuó con Hilton Ruiz y Claudio Roditi, quien llamó la atención de la leyenda del Jazz Dizzy Gillespie.

En 1991, Gillespie invitó al joven saxofonista a unirse a su gira «Live the Future» con Miriam Makeba. Más tarde, teniendo la oportunidad de formar parte de la grabación de Gillespie, «Live At The Blue Note» Sánchez también ha tocado y grabado con el maestro y mentor de Jazz, Kenny Barron (álbum «The Spirit Song»), Roy Haynes (álbum «Praise»), Charlie Haden (álbum ganador de un Grammy «Nocturne»), Roy Hargrove (Premio Grammy al Mejor Álbum «Crisol»), Pat Metheny, Lalo Schiffrin, Danilo Pérez, Tom Harrell, Gonzalo Rubalcaba, Kenny Werner, y tuvo la oportunidad de tocar con el legendario baterista Elvin Jones David Sánchez es también «Maestro Sánchez» para los alumnos del Conservatorio de Música de Puerto Rico.

Después de una década de enseñanza, ha demostrado ser una presencia convincente con los estudiantes y está en demanda de talleres y clases magistrales en Puerto Rico y más allá. En 2017 ayudó a formar un nuevo programa en el Conservatorio de Música de San Francisco, The RJAM (Roots, Jazz, and American Music). La pasión de Sánchez por enseñar y compartir su arte con músicos emergentes es palpable. Dice: «Me da una alegría tremenda ver tanto talento ahí fuera. Es un verdadero honor formar parte de la facultad de la Georgia State University School of Music como Artista en Residencia en el programa de Estudios de Jazz, que proporciona una sólida plataforma para ayudar a los estudiantes mientras se esfuerzan por encontrar sus propias voces. Soy muy optimista y miro hacia el futuro de la música».

Además de su colaboración con el Conservatorio de Puerto Rico y el Conservatorio de San Francisco, Sánchez ha impartido clases magistrales en Brasil, en el Conservatorio Peabody, la Escuela de Música de Manhattan, la Escuela de Música de la Universidad de Indiana, la Universidad de Stanford, la Universidad de Memphis y la Universidad de Emory, y completó una residencia de un año en la Universidad Estatal de Georgia. Tal trabajo, dice, «me da una gran satisfacción. Al mismo tiempo, es un reto, porque parte de mi responsabilidad es guiar al estudiante compartiendo mis experiencias, pero también entendiendo que es su propio viaje. En el proceso, como instructores, también aprendemos. Das, pero también recibes».

Fuente: davidsanchezmusic.com

Deja un comentario