Esperanza Spalding | oct 18, 1984

Esperanza Spalding ::: Oct 18, 1984

Si “esperanza” es la palabra española para esperanza, entonces la bajista, vocalista y compositora Esperanza Spalding no podría haber recibido un nombre más apropiado al nacer. Bendecida con una voz multilingüe que es en parte ángel y en parte sirena, y una belleza natural que bordea lo hipnótico, este prodigio convertido en profesional bien podría ser la esperanza para el futuro del jazz y la música instrumental.

“Irresistible, Interpretativo, Perceptivo, tales expresiones están en el centro de la historia de la vida de Spalding, pero la historia es cualquier cosa menos típica. Nació en 1984 y se crió en lo que ella llama “el otro lado de las vías” en un hogar y un vecindario multilingüe en Portland, Oregon. Al crecer en un hogar monoparental en medio de circunstancias económicas adversas, aprendió las primeras lecciones sobre el significado de la perseverancia y el carácter moral del modelo a seguir que tiene en la más alta estima hasta el día de hoy ” su madre.

“Ella era de voluntad fuerte, muy independiente”, dice Spalding. “Hizo un millón de cosas. Ella era panadera, carpintera, trabajaba en casas de acogida, trabajaba en el servicio de alimentos, trabajaba con César Chávez como organizadora laboral. Era una mujer increíble. Ella era lo suficientemente moderna como para poner muchas cosas negativas que yo veía de niña en algún tipo de contexto ” incluso antes de que entendiera completamente lo que decía.

Pero incluso con un modelo sólido como una roca, la escuela no fue fácil para Spalding, aunque no por falta de perspicacia intelectual. Fue bendecida y maldecida con un estilo de aprendizaje altamente intuitivo que a menudo la ponía en conflicto con el sistema educativo tradicional. Encima de eso, ella fue encerrada por una larga enfermedad cuando era niña, y como resultado, fue educada en casa durante una parte significativa de sus años de escuela primaria. Al final, nunca se adaptó del todo al aprendizaje de memoria en el entorno escolar convencional.

“Para mí era difícil encajar en un entorno en el que se esperaba que me sentara en una habitación y me tragara todo lo que me daban de comer”, recuerda. “Una vez que me di cuenta de lo que era ser educado en casa y básicamente autodidacta, no podía volver a encajar en el ambiente tradicional”.

Sin embargo, el único objetivo que tenía sentido para Spalding desde muy temprana edad era la música. A la edad de cuatro años, después de ver al violonchelista clásico Yo Yo Yo Ma actuar en un episodio de Mister Rogers’ Neighborhood, la hoja de ruta fue de repente muy clara. “Fue entonces cuando me di cuenta de que quería hacer algo musical”, dice. “Definitivamente fue lo que me hizo pensar en la música como una búsqueda creativa.”

Dentro de un año, esencialmente había aprendido a tocar el violín lo suficientemente bien como para conseguir un lugar en la Sociedad de Música de Cámara de Oregón, una orquesta comunitaria que estaba abierta tanto a niños como a músicos adultos. Permaneció con el grupo durante diez años, y a la edad de 15 años, había sido elevada a la posición de concertino.

Pero para entonces, también había descubierto el bajo, y todas las vías no clásicas que el instrumento podía abrir para ella. De repente, tocar música clásica en una orquesta comunitaria ya no era suficiente para este joven adolescente. En poco tiempo ya estaba tocando blues, funk, hip-hop y una variedad de otros estilos en el circuito de clubes locales. “Lo gracioso era que yo era el compositor, pero nunca antes había experimentado el amor. Siendo el letrista y el cantante principal, estaba inventando canciones sobre carros rojos, juguetes y otros intereses infantiles. Nadie sabía de qué estaba cantando, pero les gustaba cómo sonaba y se lo comieron”.

A los 16 años, Spalding dejó el instituto para siempre. Armada con su GED y ayudada por una generosa beca, se inscribió en el programa de música de la Universidad Estatal de Portland. “Definitivamente, yo era el bajista más joven del programa”, dice. “Tenía 16 años, y había estado tocando el bajo durante un año y medio. La mayoría de los gatos del programa ya habían tenido por lo menos ocho años de entrenamiento, y yo estaba tratando de tocar en estas orquestas y hacer estas suites para violonchelo de Bach. En realidad no estaba volando, pero si nada más, mis profesores decían, `Bueno, ella tiene talento.”

Berklee College of Music fue el lugar donde todas las piezas se unieron y las puertas comenzaron a abrirse. Después de un traslado a la costa opuesta y tres años de estudio acelerado, no sólo obtuvo una licenciatura, sino que también se alistó como instructora en 2005 a la edad de 20 años, una cita que la ha convertido en la profesora más joven en la historia de la universidad. En 2005 recibió la prestigiosa beca de la Boston Jazz Society por su destacada labor musical.

Además del estudio y la enseñanza, los años de Berklee también han creado una gran cantidad de oportunidades para establecer contactos. Desde su traslado a la Costa Este, Spalding ha trabajado con varios artistas notables, incluyendo el pianista Michel Camilo, el vibrafonista Dave Samuels, el bajista Stanley Clarke, la guitarrista Pat Metheny, la cantante Patti Austin y los saxofonistas Donald Harrison y Joe Lovano. “Trabajar con Joe fue aterrador”, recuerda, “pero es una persona muy generosa. No sé si estaba listo para el trabajo o no, pero él tenía mucha fe en mí. Fue una experiencia de aprendizaje increíble”.

Después de sacar el trío “Junjo” con el pianista Aruan Ortiz y el baterista Francisco Mela (también en la facultad de Berklee), el zumbido de Spalding se convirtió en un estruendo. “Esperanza”, su debut para Heads Up, tiene al carismático músico demostrando con facilidad sus talentos como instrumentista virtuosa, vocalista multilingüe dotada y potente compositora. Toca y canta en un programa arraigado en el jazz, marcado por melodías pegadizas pero complicadas, ritmos flexibles informados por ritmos latinos, brasileños, africanos y bebop, y múltiples ráfagas de trabajo en el diapasón y canto scat.

Para Esperanza, Spalding está respaldada por sus compañeros de banda habituales, el pianista Leo Genovese y el baterista Otis Brown, a los que se suman el baterista cubano Horacio “El Negro” Hernández y el veterano saxofonista de Nueva Orleans Donald Harrison Jr.

El álbum será la primera oportunidad para una audiencia mundial de presenciar sus fascinantes talentos como instrumentista, vocalista y compositora, pero es sólo el comienzo de lo que espera lograr en una carrera donde las oportunidades creativas son casi ilimitadas.

“Creo que hay algunas fuerzas externas que me han bendecido con talentos creativos, y no quiero faltar el respeto a cualquier plan que el cosmos o el cielo o Dios o quien sea que tenga para mí”, explica. “Pero basándome en lo que sé de mí mismo ahora mismo, lo que realmente quiero hacer es llegar a la gente. Quiero hacer buena música, pero también quiero usar ese talento para elevar a la gente, y tal vez mostrarles algún grado de esperanza donde no haya ninguna en sus vidas. Mi nombre significa’esperanza’ en español, y es un nombre que quiero mantener.”

Esperanza Spalding, la primera artista de jazz que se llevó a casa el premio al Mejor Nuevo Artista en los 53 años de historia de los Premios Grammy.

Deja un comentario