Hiromi | marzo 26, 1979


La pianista y compositora Hiromi (Marta) cautivó a la comunidad de jazz con su debut en Telarc en 2003, Another Mind. El rumor comenzó con su álbum debut que se extendió hasta su Japón natal, donde Another Mind envió oro (100.000 unidades) y ganó el premio “Álbum de Jazz del Año” de la Asociación de la Industria de la Grabación de Japón (RIAJ). El segundo lanzamiento de Hiromi, Brain, se produjo un año después. Brain recibió el “New Star Award” del Swing Journal, el “Álbum de Oro” de Jazz Life, el “Mejor Álbum de Jazz Japonés” de HMV Japón y el “Premio al Artista Japonés” del Japan Music Pen Club. Cuando el Swing Journal anunció los resultados de su Encuesta de Lectores 2005, Brain ganó el “Álbum del Año”. Marta sube otro peldaño con su lanzamiento en enero de 2006, Spiral.

Nacida en Shizuoka, Japón, en 1979, Hiromi recibió sus primeras clases de piano a los seis años. Aprendió de su primer maestro a aprovechar los aspectos intuitivos y técnicos de la música.

“Su energía siempre fue tan alta, y ella fue tan emocional”, dice Hiromi de su primer profesor de piano. “Cuando quería que tocara con cierto tipo de dinámica, no lo decía con términos técnicos. Si la pieza era algo apasionado, ella decía,‘toca rojo’. O si fuera algo suave, diría: “toca azul”. Podría tocar desde mi corazón de esa manera, y no sólo desde mis oídos”.

Hiromi llevó ese enfoque intuitivo un paso más allá cuando se matriculó en la Escuela de Música de Yamaha menos de un año después de sus primeras clases de piano. A los 12 años, ya actuaba en público, a veces con orquestas de muy alto perfil. “Cuando tenía 14 años, fui a Checoslovaquia y toqué con la Filarmónica Checa”, dice. “Fue una gran experiencia tocar con una orquesta tan profesional”.

Más adelante en su adolescencia, sus gustos se ampliaron para incluir el jazz, así como la música clásica. Un encuentro casual con Chick Corea cuando tenía 17 años la llevó a una actuación con el conocido pianista de jazz al día siguiente.

“Fue en Tokio”, recuerda. “Él estaba haciendo algo en Yamaha, y yo estaba visitando Tokio en ese momento para tomar algunas lecciones. Hablé con algunos maestros y les dije que realmente quería verlo. Me senté con él y me dijo:’Toca algo’. Así que toqué algo y me dijo: “¿Puedes improvisar?” Le dije que podía, e hicimos improvisaciones con dos pianos. Luego me preguntó si estaba libre al día siguiente. Le dije que sí, y me dijo:’Bueno, tengo un concierto mañana. “¿Por qué no vienes?” Así que fui allí, y él dijo mi nombre al final del concierto, e hicimos algunas improvisaciones juntos”.

Después de un par de años escribiendo jingles publicitarios para Nissan y otras compañías japonesas de alto perfil, Hiromi viajó a Estados Unidos en 1999 para estudiar en el Berklee College of Music de Boston. A pesar de que su sensibilidad musical ya había estado abierta cuando llegó a Estados Unidos, la experiencia de Berklee fue aún más allá.

“Se expandió tanto la forma en que veo la música”, dice. “A algunos les gusta el jazz, a otros la música clásica, a otros el rock. Todo el mundo está tan preocupado por lo que le gusta. Siempre dicen,’Este tipo es el mejor’,’No, este tipo es el mejor’. Pero creo que todos son geniales. Realmente no tengo barreras para ningún tipo de música. Podía escuchar de todo, desde metal y música clásica hasta cualquier otra cosa”.

Entre sus mentores en Berklee se encontraba el veterano bajista de jazz Richard Evans, que enseña arreglos y orquestación. Evans coprodujo Another Mind, su debut en Telarc, con su viejo amigo y colaborador Ahmad Jamal, quien también se ha interesado personalmente en el desarrollo artístico de Hiromi. “Ella es nada menos que asombrosa”, dice Jamal. “Su música, junto con su abrumador encanto y espíritu, la hace volar a alturas musicales inimaginables.”

A sus 26 años, Hiromi se encuentra en el umbral de las posibilidades ilimitadas, inspirándose constantemente en prácticamente todo lo que la rodea. Su lista de influencias, al igual que su propia música, es ilimitada. “Amo a Bach, amo a Oscar Peterson, amo a Franz Liszt, amo a Ahmad Jamal”, dice. “También me encanta la gente como Sly and the Family Stone, Dream Theatre y King Crimson. Además, me inspiran mucho los deportistas como Carl Lewis y Michael Jordan. Básicamente, me inspira cualquiera que tenga una gran, gran energía. Realmente vienen directamente a mi corazón.”

Pero, por principio, no pondrá etiquetas a su música. Ella continuará siguiendo cualquier cosa que la mueva, y dejará las definiciones a otros.

“No quiero ponerle nombre a mi música”, dice. “Otra gente puede ponerle nombre a lo que hago. Es sólo la unión de lo que he estado escuchando y lo que he estado aprendiendo. Tiene algunos elementos de música clásica, tiene algo de rock, tiene algo de jazz, pero no quiero darle un nombre”.

 

Deja un comentario