Bill Frisell

Bill Frisell / Music IS
OKeh | marzo 15, 2018


Bill FrisellCasi todos los días, Bill Frisell se levanta por la mañana, toma un café y escribe música. En este punto, hay montones y montones y montones de páginas individuales de papel del personal lleno de su graciosa escritura. “No sé de dónde vienen las melodías”, dice Frisell. “Trato de no juzgar nada y los dejo en paz.”

El mantra de Frisell, o lema por así decirlo, es “La música es buena” – una afirmación que le dijo su querido amigo y gran banjista Danny Barnes. “Eso es algo que puedo decir que siempre es cierto. Es tan perfecto. Todo lo que necesito saber es esa frase,’La música es buena’. Casi llamo así al álbum, pero luego pensé que podría ser demasiado literal. Es bueno dejarla abierta”.

“Tocar en solitario siempre es un reto”, dice Frisell. “Para mí, la música siempre ha tenido mucho que ver con jugar con otras personas. Estoy teniendo una conversación. Llamada y respuesta. Jugar solo es un viaje. Realmente tengo que cambiar mi forma de pensar. En preparación para esta grabación toqué durante una semana en The Stone en Nueva York. Cada noche intentaba tocar música nueva que nunca antes había tocado. Intentaba a propósito mantenerme un poco desequilibrado. Incómodo. No estoy seguro. No quería recurrir a cosas que sabía que eran seguras. Mi esperanza era continuar este proceso en el estudio. No quería que las cosas estuvieran planeadas de antemano”.

Trató de mantener esa sensación de ligereza y espontaneidad al grabar. Todo el proceso – elegir las melodías, tocar el concierto, rastrear en el estudio – terminó sintiéndose como una investigación de la memoria. No había un concepto planificado, pero lo que se materializó casi se sintió como una visión general.

El enfoque de Music IS se centra en la narración de historias musicales desde la perspectiva original e inimitable de Frisell: algunas de las interpretaciones son desnudas, expuestas y verdaderamente solistas, mientras que otras están más orquestadas a través de capas sobregrabadas y el uso de su inigualable enfoque del bucle.

Frisell ha hecho tanto. Está en más de 250 discos, con más de 40 de ellos como líder. Las piezas de Music IS abarcan desde sus primeros discos de jazz de mediados de los 80 hasta extractos de recientes colaboraciones multidisciplinarias.

Bill Frisell – Music ISGrabada en agosto de 2017 en el estudio Flora Recording and Playback de Tucker Martine en Portland, Oregon y producida por su colaborador Lee Townsend, todas las composiciones de Music IS fueron escritas por Frisell, algunas de ellas completamente nuevas – “Change in the Air”,”Otras son adaptaciones en solitario de composiciones originales ya clásicas que había grabado anteriormente, como “Ron Carter”, “Pretty Stars”, “Monica Jane” y “The Pioneers”.” “In Line” y “Rambler” son de los dos primeros álbumes de ECM de Frisell.

“Lee Townsend y Tucker Martine son dos de mis hermanos musicales más cercanos y de mayor confianza”, explica Frisell. “Hemos pasado por lo bueno y lo malo. Ellos despejan el camino para que yo sólo TOQUE. Cuando llegamos al estudio traje un montón de música y partimos de ahí. Que una cosa lleve a la otra. Confíe en el proceso. En el momento. Nos mezclamos sobre la marcha. Componer, arreglar, tocar, grabar y mezclar todo se convirtió en una cosa”.

Esa filosofía es evidente a través de las piezas musicales de su larga discografía que son exploradas de una manera tan expuesta en Music IS. Con versiones radicalmente nuevas de “In Line” -la canción titular de su álbum debut en 1982- y “Rambler” -la canción titular de su segundo álbum en 1984 y también grabada en 1994 con el legendario baterista Ginger Baker y el difunto Charlie Haden- Frisell abraza lo inesperado y ofrece nuevas perspectivas de su excepcional carrera.

Su exploración de “Pretty Stars” -que abre el álbum y se cierra con su continuación “Made to Shine”, que completa el título original del tema “Pretty Stars Were Made to Shine”- y “Ron Carter” del 2001’s Blues Dream abren nuevos caminos con una forma considerablemente diferente. “Winslow Homer” (a partir de 2010’s Beautiful Dreams, originalmente encargado por Wynton Marsalis para JALC), “Change in the Air” (escrito para la próxima película del mismo nombre de Dianne Dreyer), “The Pioneers” (una colaboración entre Frisell y Jim Keltner), “Monica Jane” (uno de los primeros temas en los que Paul Bley y Frisell trabajaron juntos, poco después de que naciera su hija) y “Kentucky Derby” (de su colaboración con Hal Wilner y Tim Robbins para una lectura teatral y grabación de Hunter S.). The Kentucky Derby is Decadent and Depraved (El Derby de Kentucky es decadente y depravado) de Thomson son profundas reflexiones sobre lo lejos que ha llegado su viaje musical y cuánto queda por decir.

Los originales recién hechos ayudan a hacer la reflexión más que eso, permitiendo que el pasado influya en el futuro: “¿Qué quieres?” (escrito con el sentimiento de que si todos pudiéramos escucharnos más, darnos lo que necesitamos y descubrirlo, nos daríamos cuenta de que muchas veces queremos las mismas cosas), “Agradecidos” (un conmovedor tributo a los músicos con los que ha tocado Frisell, y su esposa e hija), “Think About It” (grabado colocando el amplificador de guitarra dentro de un viejo piano vertical propiedad primero de la leyenda del rock Keith Moon y luego de Richard Manuel, quien terminó grabando éxitos para The Band antes de terminar en posesión de Ian McLagan), “Miss You” (“Todo el mundo sabe lo que se siente, porque la persona desaparecida está muerta o en un lugar diferente”, dice Frisell), y “Go Happy Lucky” (“Go Happy Lucky”) (un blues que respira nueva vida con la música excepcionalmente bien grabada que hace que parezca que Frisell está justo a tu lado), hablando con el instrumento y doblando las cuerdas sobre los trastes de una manera casi vergonzosamente íntima) completan la reflexión sobre una carrera venerada que sigue sorprendiendo e innovando.

“Sabía desde el principio que quería grabar mis propias composiciones”, concluye Frisell. “En los últimos años he realizado muchos proyectos tocando música de otras personas (John Lennon, Guitar in the Space Age, When You Wish Upon a Star, etc.). Es maravilloso… y seductor. Así es como aprendo. Podría pasar el resto de mi vida estudiando a Burt Bacharach… o Charlie Parker… o Bach… o? Sin fin. Pero, era hora de volver a mis propias cosas. Lo que terminó en este álbum fue una variedad de piezas. Algunos nuevos y otros de hace mucho tiempo. In Line’ y’Rambler’ son de mis primeras grabaciones en ECM. Llevo más de cincuenta años tocando música. Nunca lo entenderé. Una de las cosas asombrosas de envejecer es poder revisar cosas que escuché o toqué hace mucho tiempo. Siempre hay algo nuevo que descubrir, algo que descubrir. Se abren nuevos caminos. Si tengo mucha suerte, podría incluso darme cuenta de que he aprendido algo en el camino. Está muy lejos mirando mi propia música a través de este lente largo.”

La música ES. El resultado final es Bill Frisell en su más destilado y completamente realizado.


 

Deja un comentario