Roy Haynes | marzo 13, 1925


Roy HaynesRoy Haynes nació en Boston el 13 de marzo de 1925, y estaba muy interesado en el jazz desde que puede recordar. Principalmente autodidacta, comenzó a trabajar localmente en 1942 con músicos como el guitarrista inflexionado por Charlie Christian Tom Brown, el líder de la banda Sabby Lewis y el saxofonista Pete Brown de Kansas City, antes de recibir una llamada en el verano de 1945 para unirse al legendario director de orquesta Luis Russell (responsable de gran parte del apoyo musical de Louis Armstrong de 1929 a 1933) para tocar para los bailarines en el legendario Savoy Ballroom de Nueva York. Cuando no viajaba con Russell, el joven baterista pasó mucho tiempo en la calle 52 de Manhattan y en el centro de Minton, la legendaria incubadora del bebop, empapando la escena.

Haynes fue baterista de Lester Young de 1947 a 1949, trabajó con Bud Powell y Miles Davis en el 49, se convirtió en baterista de elección de Charlie Parker de 1949 a 1953, recorrió el mundo con Sarah Vaughan de 1954 a 1959, hizo numerosas actuaciones con Thelonious Monk en 1959-1959-1959, hizo numerosas actuaciones extensas con Thelonious Monk en 1959-1956, hizo ocho grabaciones con Eric Dolphy en 1960-61, trabajó extensamente con Stan Getz de 1961 a 1965, tocó y grabó con el John Coltrane Quartet de 1963 a 1965, ha colaborado con Chick Corea desde 1968, y con Pat Metheny durante los años 90. Metheny apareció en la versión anterior de Haynes Dreyfus Te Vou! (votación de NAIRD como Mejor Disco de Jazz Contemporáneo de 1996). Ha sido un activo director de orquesta desde finales de los años 50 hasta la actualidad, presentando artistas en actuaciones y grabaciones como Phineas Newborn, Booker Ervin, Roland Kirk, George Adams, Hannibal Marvin Peterson, Ralph Moore y Donald Harrison. Tambor perpetuo de los tres primeros tambores en los Downbeat Readers Poll Awards, ganó el premio al mejor batería en 1996 (y muchos años después), y en ese año recibió el prestigioso Chevalier des l’ Ordres Artes et des Lettres francés.

“Estructura piezas como montar a caballo”, dice. “Si tiras de una rienda aquí, la aprietas aquí, la sueltas allá. Sigo sentado en el asiento del conductor, por así decirlo. Lo suelto, lo suelto, lo suelto, veo adónde va y qué se siente. A veces lo saco, a veces seré educado, amable y dejaré que se mueva y respire — siempre en el bolsillo y con sentimiento. Así que la música es apretada pero floja “.

“Estoy constantemente practicando en mi cabeza. De hecho, un profesor de la escuela me envió una vez al director, porque estaba tocando la batería con las manos en el escritorio de la clase. Mi padre solía decir que estaba nervioso. Siempre estoy pensando en ritmos, tambores. Cuando era muy joven solía practicar mucho; no cualquier cosa especial, sino sólo practicar el juego. Ahora soy como un médico. Cuando te está operando, está practicando. Cuando voy a mis conciertos, esa es mi práctica. Puedo tocar algo que nunca había oído antes o que nunca habías oído antes. Todo es un reto. Me ocupo de los sonidos. Estoy lleno de ritmo. Lo siento. Pienso que el verano, invierno, otoño, primavera, primavera, calor, frío, rápido y lento — colores. Pero no lo analizo. Llevo más de 50 años jugando profesionalmente, y así es como lo hago. Siempre me sorprendo a mí mismo. La peor sorpresa es cuando no puedo hacer que ocurra. Pero normalmente sale a la luz. No juego por mucho tiempo, y luego soy como un animal, un león o un tigre encerrado en su jaula, y cuando salgo trato de contenerme. No quiero jugar demasiado. Me gusta que los chicos cambien, y sigo moviéndome y difundiendo el ritmo, como dijo Coltrane. Sigan moviéndose, mantenganlo crujiente “.

Dreyfus Jazz orgullosamente lanzó “Birds of a Feather” de Roy Haynes, un tributo al inmortal Charlie “Bird” Parker, en septiembre de 2001. Padre del movimiento bebop, Bird dio vuelta al mundo del jazz a principios de la década de 1940 con sus inmensas facilidades técnicas y sus grandes ideas de improvisación. Para la cuarta grabación de Haynes para el sello, el baterista y líder de banda eminente nos lleva de vuelta a la era durante la cual él hizo su primer gran impacto tocando junto a Bird, Dizzy Gillespie, Bud Powell y los otros progenitores legendarios del bop. El álbum fue nominado para un Grammy en 2002.

Dreyfus Jazz acaba de publicar la última obra maestra de Roy,”Fountain of Youth”, un disco en vivo ardiente con su banda juvenil de trabajo. Inspirado por la destreza musical del otro, el álbum es un testamento a la impresionante carrera de Roy Haynes, eternamente joven.


 

Deja un comentario