Ronnie Scott´s: La Meca del jazz en Europa cumplio 50 años…

fuente: BBC Mundo
Por: Pablo Aguirre

Ronnie Scott´s, como se le conoce internacionalmente, fue fundado por el saxofonista inglés de ese nombre el 30 de octubre de 1959 y se transformó rápidamente en el club de jazz más importante de Europa hasta llegar a ser llamado “la Meca” del jazz en esta región del mundo, equivalente al Birdland o al Blue Note, de Nueva York. Por su escenario han desfilado decenas de los llamados “gigantes” del jazz y su historia ha ido registrando año a año, durante cinco décadas, el desarrollo del jazz contemporáneo de ambos lados del Atlántico.

Hoy todo seguidor del jazz, de fuera o dentro de Gran Bretaña, sabe de su existencia y noche a noche el club recibe la visita de un público internacional, entre el que siempre hay hispanohablantes. Uno de sus aspectos típicos es que las paredes del club están cubiertas de fotografías de los más famosos músicos de jazz que han actuado ahí durante cinco décadas.

De una larga lista podemos nombrar a Ella Fitzgerald, Freddie Hubbard, Bill Evans, Stan Getz, Miles Davis, Dexter Gordon, Dizzy Gillespie, Chet Baker, Carmen McRae, Nina Simone, Oscar Peterson, los Hermanos Brecker, Art Blakey y los Jazz Messengers, Elvin Jones, y grandes orquestas como las de Buddy Rich y Woody Herman. Fue en este club también donde Miles Davis “descubrió” al contrabajista Dave Holland y lo contrató para llevárselo a EE.UU. Hoy Holland es uno de los “gigantes” del jazz mundial. El club está lleno de anécdotas similares.

Muchos músicos de jazz latinoamericanos han pasado también por ahí, entre ellos Gato Barbieri, Astrud Gilberto, Chucho Valdés, Gonzalo Rubalcaba, Airto Moreira, Flora Purim, Arturo Sandoval, Nana Vasconcelos, Hilton Ruiz y Eddie Palmieri. Recientemente han estado tocando en el club algunos de los gigantes de hoy, entre ellos Wynton Marsalis, Chris Botti, Cedar Walton, Billy Cobham, Chick Corea, y Kenny Garrett.

Los festejos por los 50 años de Ronnie Scott´s comenzaron ya hace algunos meses cuando el Instituto Británico de Cine (BFI, por sus siglas en inglés) programó un mes entero, en junio, con una temporada dedicada al jazz en Gran Bretaña “en celebración” de los 50 años de Ronnie Scott´s. Hubo una serie de cortometrajes y películas de larga duración filmadas en el club con músicos famosos, algunos de ellos ya desaparecidos, entre ellas un documental ganador de varios premios, sobre el trompetista Chet Baker.

A principios de octubre se inauguró en la Galería Getty, en el centro de Londres, una exposición de fotografías tomadas en el club, en su mayoría pertenecientes a la colección pictórica británica Redfern’s Music, en la que hay imágenes de decenas de los grandes del jazz tocando en Ronnie Scott´s. En el propio club las celebraciones comenzaron a comienzos de este mes y en ellas están participando algunas “leyendas” del jazz, como Jon Hendricks, la propia Big Band de Ronnie Scott, Mornington Lockett y otros músicos que tocaron con Scott en el pasado.

Ronnie Scott, uno de los grandes saxofonistas de Inglaterra, y su socio, el ex saxofonista Pete King, fundaron el club en un subterráneo de la calle Gerrard, en el barrio del Soho de Londres, el 30 de octubre de 1959, con lo que cumplieron un viejo sueño. En 1965 el club se trasladó a su actual sitio en Frith Street, también en el barrio del Soho. Hoy en día esa calle es sinónimo de jazz. Muchos años antes, siendo Scott muy joven, viajó junto con otros músicos británicos a Nueva York donde pudieron conocer y escuchar a Charlie Parker, Dizzy Gillespie y Miles Davis, en los años en que estos pioneros estaban echando las bases del revolucionario “jazz moderno”.

Fue tanta la impresión sobre los jóvenes británicos, que a su regreso estos mismos se transformaron en los pioneros del bebop en Gran Bretaña y Ronnie Scott forjó la idea de crear un club donde esas nuevas formas de expresión musical pudieran darse a conocer. Eso sucedió casi una década después, cuando el propio Ronnie Scott y otros británicos como Peter King, Tubby Hayes y John Dankworth ya se habían dado a conocer como máximos exponentes del jazz moderno dentro y fuera de Gran Bretaña.

“Fue un sueño hecho realidad”, recuerda Pete King, “las semillas que fueron plantadas en Nueva York germinaron finalmente en Londres y nuestro club se ha transformado desde entonces en el hogar del jazz moderno para todos los músicos, británicos y no británicos”. Durante décadas Ronnie Scott fue maestro de ceremonias en su propio club, cuando no se encontraba en giras musicales. También tocaba ahí con sus quintetos y sextetos, y sus chistes relacionados con la música se hicieron igualmente famosos en el mundo del jazz. En reconocimiento de todo esto, en 1981 Ronnie Scott recibió de la Reina Isabel el título honorario OBE (Orden del Imperio Británico), por “sus servicios al jazz y la cultura” en Gran Bretaña.

Scott murió sorpresivamente en diciembre de 1996, a los 69 años de edad. Su socio Pete King siguió a cargo del club, el que fue vendido a la empresaria artística Sally Greene en 2005, quien mantuvo el nombre del club, lo remozó y le dio un nuevo impulso musical y comercial. Ronnie Scott y su socio Pete King fueron también los responsables de iniciar hace casi tres décadas la venida a Londres de músicos cubanos, como Irakere y Chucho Valdés, el grupo Afro-Cuba, Gonzalo Rubalcaba, Arturo Sandovaln y otros, y de organizar viajes a Cuba desde el Reino Unido para asistir anualmente al club. Las primeras presentaciones de Valdés e Irakere en el club, en la década de los años 80, fueron legendarias y abrieron las puertas a los músicos cubanos para entrar a los escenarios europeos y mundiales.

Chucho Valdés le dijo a BBC Mundo en esos días, “Ronnie Scott´s es el club de jazz de mayor prestigio en Europa y nosotros estamos felices de estar tocando aquí. El público nos ha recibido con un entusiasmo que no esperábamos y el propio Ronnie Scott decidió contratarnos por una semana extra. Íbamos a tocar dos semanas y terminamos tocando tres”. El intercambio fue mutuo ya que el conjunto de Ronnie Scott y otros músicos británicos pudieron ir a actuar en el Festival de Jazz de la Habana por esos días. A pesar de la recesión económica que afecta a Gran Bretaña el Ronnie Scott´s parece haberla superado. Su dueña, Sally Greene, tiene buena reputación como empresaria. Ella fue también quien compró y salvó económicamente al famoso teatro Old Vic, de Londres, hace algunos años.

El único problema que señalan algunos es que la entrada al club es sumamente cara, así como los precios de comida y bebidas. Otro aspecto que se le critica es que en los tiempos de Ronnie Scott los músicos actuaban en el club por una o más semanas, en cambio ahora sus presentaciones son de entre uno y tres días, como máximo. En tiempos de Ronnie Scott una sola entrada servía para toda la noche, que incluía dos presentaciones de los músicos. Hoy, cuando prima lo comercial, hay dos “turnos” y una entrada sirve para uno u otro, pero no para ambas presentaciones.

Sea como fuere, el club de jazz de Ronnie Scott está de fiesta por estos días y su dueña espera que siga siendo el lugar de jazz más importante de Europa por muchos años más.

Written by

Deja un comentario